Luego de que se legalizara la interrupción del embarazo en Argentina, se espera que el presidente Alberto Fernández reglamente la ley este jueves 14 de enero. Si bien los médicos pueden elegir no practicar un aborto al hacer uso de la objeción de conciencia, en San Juan estiman que un 10% de la planta de médicos que trabaja en los distintos hospitales de la provincia sí estaría dispuesto a realizar la práctica.

Según publicó Tiempo de San Juan, desde el Ministerio de Salud Pública están a la espera de la reglamentación de la legislación. Cabe recordar que hubo dos pedidos de abortos que se ampararon en el fallo FAL y las prácticas se hicieron en el hospital Rawson. En uno de los casos, se trató de una víctima de abuso sexual de 14 años de edad y con discapacidad. En ese momento, sus padres pidieron que se realizara el aborto y efectivamente así se realizó, amparados en la ley. Otro caso fue hace unos pocos días, donde una  mujer de 36 años, también con discapacidad, quedó embarazada también tras ser abusada sexualmente.

Por un lado, en el hospital Rawson sí hay médicos y profesionales que están dispuestos a garantizar la aplicación de la ley. Desde la cartera de Salud buscan resguardar su identidad ya que son amenazados por algunos integrantes de grupos pro vida de San Juan. Vale recordar que algo similar le ocurrió a Francisco Guevara, el único legislador sanjuanino que votó a favor de la ley y que recibió amenazas de todo tipo.

En el otro nosocomio, el Marcial Quiroga, la directora Inés Garcés afirmó a Canal 13 que no puede garantizar la aplicación de la ley porque ella “estudió para defender la vida”. Esto generó manifestaciones en la puerta del hospital y hubo crucen con organizaciones pro vida. Desde Salud indicaron que habrá que cumplir la ley y asegurar un grupo de profesionales que sí lo haga.

En los departamentos alejados se presenta el mayor problema ya que en esos hospitales hay solo un médico ginecólogo prestando servicios. En caso de que ese profesional haga uso de la objeción de conciencia, se deberá asegurar dispositivos que permitan a las mujeres trasladarse hasta el centro de salud más cercano para poder hacerlo.

En cuanto a las clínicas privadas, al menos en el Sanatorio Argentino sostuvieron a través de un comunicado que sí se ajustarán a la ley: ”En el sanatorio seremos respetuosos de la objeción de conciencia de los profesionales y de las normas legales vigentes”. Pero en el CIMYN, que es una de las clínicas que gerencia el Colegio Médico, su presidente Mario Penizzotto, afirmó a Tiempo de San Juan que decidieron de manera institucional no realizar abortos. “Institucionalmente no lo vamos a aplicar. No haremos abortos. Va a ser difícil la aplicación porque la mayor parte de los médicos son provida, hay algunos verdes pero es complicado”, sostuvo.