Juan Eduardo Echegaray, de 27 años, es el nombre del sanjuanino que conmocionó a la provincia a fines de diciembre porque está acusado de haberle prendido fuego a su propia madre, Liliana Loyola. Ahora, una pericia de Bomberos lo complicó a un más porque demostraría que fue él quien mató a su madre adoptiva y tiraría abajo su defensa que es argumentar que la mujer se prendió fuego sola, accidentalmente.  Así lo publicó el diario Tiempo de San Juan: "según contó la fiscal de la causa, Ana Lía Larrea, un bombero que estuvo en el hecho presentó una pericial que sería clave para dar un gran avance en la causa. Según el informe presentado, el fuego se habría iniciado de forma intencional". 

Echegaray está sospechado de haberle prendido fuego a su mamá el 29 de noviembre de 2018, tras una discusión porque ella no le habría querido dar dinero. Desde la familia de la víctima, los Loyola, apuntaron desde el comienzo contra el hijo adoptivo de Liliana y sostienen que la relación era conflictiva y que el joven era violento con su madre. Sin embargo, Eduardo Echegaray (padre) siempre defendió a su hijo y también lo hizo la hermana del joven. Liliana, murió tras pasar 41 días agonizando en el Hospital Marcial Quiroga, en Rivadavia, San Juan.

El acusado de haber quemado a su madre estuvo prófugo casi dos meses hasta que la División Homicidios de la Policía de San Juan lo detuvo en el departamento de su padre, ubicado en Ignacio de la Roza y Alem, en la Capital de la provincia. Echegaray está acusado de homicidio agravado por el vínculo y continúa detenido en el Servicio Penitenciario Provincial. Su defensa siempre fue que él no tuvo nada que ver con el incendio y que su mamá se prendió fuego sola, pero la pericial de Bomberos podría tirar abajo su versión.