Con desesperación, los padres de un bebé de un año y medio llamaron a la policía para que los ayudaran a salvar a su pequeño que había caído a una pileta. Los agentes que concurrieron al lugar le hicieron trabajos de reanimación que permitieron que el niño siga con vida. El hecho ocurrió en Villa Nacusi, Pocito.

Tras el pedido de auxilio de los familiares del bebé, personal policial de la comisaría sexta y de la Unidad Operativa Pocito Norte acudió al lugar del hecho. Allí se encontraron con el bebé, que había sido sacado de la pileta en donde había caído. El niño estaba inconsciente. Fue en ese momento cuando empezaron a realizarle las correspondientes tareas de reanimación que permitieron que el menor escupiera el agua que tenía en sus pulmones y le impedían respirar.

Mientras realizaban las maniobras de RCP, otros uniformados presentes llamaron a la ambulancia para que el niño sea trasladado lo antes posible a las dependencias del hospital Rawson. En el nosocomio fue recibido en el servicio de Urgencias, desde donde indicaron que el cuadro de salud del menor era bueno. Los profesionales de la salud destacaron el trabajo realizado por los uniformados, los que terminaron salvándole la vida al bebé de un año y medio.

Los agentes Patricio Cerezo, Belén Rodríguez (ambos de la seccional 6°), Maximiliano Alaniz y Federico Díaz ( de la Unidad Operativa Pocito Norte) fueron destacados dentro de la fuerza por la rapidez con la que actuaron en un momento límite. Los cuatro fueron recibidos por las autoridades policiales y condecorados por haber salvado la vida de un menor de edad en cumplimiento de sus funciones.