Tras superar el aislamiento, aseguró que con la pandemia hay muchas cosas que nos tenemos que replantear en todo sentido.


María Julia Martínez es una médica que trabaja desde hace 16 años en el centro de salud ubicado en la localidad caucetera de Pie de Palo, quien se contagió de coronavirus durante el brote que se inició en el departamento el pasado 20 de agosto y que posteriormente provocó el regreso a la Fase I de aislamiento de toda la provincia. Tras recuperarse de la enfermedad, ahora espera ansiosa poder donar plasma para colaborar con la salud de otros contagiados.

Le hicieron carteles y los pegaron en el centro de salud.

Luego de pasar dos semanas en aislamiento, se sometió a un nuevo hisopado de control que arrojó resultado negativo, por lo que recientemente se reintegró a sus tareas en el hospital: “Estoy con muchas pilas volviendo al trabajo, ahora espero ser donante de plasma, tengo muchas expectativas por hacerlo y cumplir con todos los requisitos. Según mi criterio estoy en condiciones de hacerlo”, aseguró que diálogo con Diario La Provincia SJ.

“Una vez recuperada puedo donar plasma hasta cuatro veces, cada ocho días. Luego de la cuarta donación debo esperar un mes y así sucesivamente”, contó, y se mostró agradecida por los mensajes de apoyo y cariño que recibió en su regreso al centro de salud.

La médica recibió una calurosa bienvenida.

A la hora de brindar un mensaje a los sanjuaninos que están padeciendo directa o indirectamente las consecuencias de esta pandemia, señaló: “Hay gente q la pasa muy mal con esto en todo sentido, lo mío fue nada en comparación de otros casos. No es imposible ni en vano la lucha. Es un año impensado, inimaginable para todo el mundo. Hay muchas cosas que nos tenemos que replantear en todo sentido”, señaló.




Comentarios