Apuntan al sector como uno de los más importantes para reactivar la economía provincial.


Con el regreso a la fase I del más estricto aislamiento a causa de un brote de Covid-19 detectado en la provincia, todas las actividades económicas, salvo las esenciales, estuvieron paralizadas durante 14 días. La construcción no fue la excepción, pero desde esta semana, con el inicio de la flexibilización contemplada en el marco de la Fase 3, los trabajadores de la construcción, tanto del ámbito estatal como privado comenzarán a retomar las tareas.

Según publicó Diario Huarpe y de acuerdo a datos aportados por la delegación local de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra), son unos 6.000 los trabajadores del sector que se irán reincorporando durante esta semana a las actividades.

De esta manera y siguiendo los protocolos preventivos determinados por el Comité Covid-19 provincial, se reactivará uno de los sectores considerados claves por la gestión del gobernador Uñac para sostener las fuentes de empleo y reactivar la economía.

De acuerdo a las estimaciones de la Uocra local, liderada por Eduardo Cabello, quien además conduce la delegación provincial de la CGT, cerca de 5.200 empleados de la construcción de la obra pública retomarán sus puestos de trabajo, mientras que en el área privada harán lo propio unos 800.

En el ámbito público, se destacan importantes obras que ya estaban en ejecución como la ruta nacional 40 norte, el Acueducto Gran San Juan y el dique El Tambolar, además de la construcción de cerca de 3.000 viviendas, escuelas y hospitales departamentales.

Para reiniciar las tareas, en el caso de las obras públicas, las empresas contratadas deben seguir los protocolos vigente mientras que el ámbito privado, deberán contar además con el correspondiente permiso emitido por la Dirección de Planeamiento.




Comentarios