El represor sanjuanino Gustavo De Marchi, recibió la prisión domiciliaria. La misma le fue dada por la Cámara Nacional de Casación, el máximo tribunal penal del país. De Marchi está condenado a 25 años de prisión y tiene otra condena de perpetua por los delitos de lesa humanidad que cometió en la provincia de San Juan, durante la última dictadura militar.

Según publicó Dario de Cuyo, fue su defensor oficial Esteban Chervin quien pidió el beneficio porque el represor está en el grupo de riesgo por el coronavirus. El tribunal expresó, entre sus argumentos, que "se deben contemplar los derechos humanos que asisten a los adultos mayores" y De Marchi tiene 71 años, por lo que cumple con las condiciones.

El fiscal general de Casación Penal, Raúl Plee ya adelantó que acudirá a la Corte Suprema de Justicia de la Nación para evitar que el represor pueda volver a su casa. Sin embargo, esta resolución se terminaría cumpliendo en los próximos días.

Una de las principales objeciones para darle la domiciliaria al militar retirado es que en 2013 se fugó y estuvo prófugo durante dos años. Fue cuando lo trasladaban al Hospital Militar Central Cosme Argerich, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, para tratarse supuestas dolencias, que logró escapar de la custodia.

Recién en diciembre e 2015, De Marchi fue recapturado y enviado al Servicio Penitenciario Provincial de San Juan. En el caso de quedar firme, el fallo, será el Tribunal Oral local el que decida cómo harán para que el condenado cumpla con la prisión domiciliaria. Las alternativas son colocarle una guardia permante o hacer uso de una tobillera electrónica. Por el momento, continúa detenido por sus crímenes.