En San Juan, un grupo de trabajadoras sexuales trans, mantienen un merendero que le da de comer a 50 niños.


Un grupo de mujeres trans de San Juan, abrieron un merendero para ayudar a pibes de una zona vulnerable de la provincia. El mismo es mantenido con donaciones y parte del dinero que ellas mismas juntan ejerciendo el trabajo sexual. Producto de la pandemia del coronavirus, las chicas ya no pueden salir a trabajar y piden ayuda para sostener el lugar que hoy le da de comer a 50 chicos de la zona de Las Lagunas, en La Bebida, Rivadavia, un distrito al oeste de la provincia cuyana.

Según publicó el diario Tiempo de San Juan, el merendero se llama “Infancias Felices”  y los aportes de Amas de Casa del País son fundamentales para sostenerlo. El lugar, nació luego de que las chicas organizaran dos chocolates para el Día del Niño. La convocatoria fue tal que se dieron cuenta de la necesidad que había en el barrio y decidieron hacerlo indefinidamente. “Se viene gestionando hace mucho, empezamos a pedir colaboración y ahora largamos bien fuerte. Recibidos la ayuda de Amas de Casa, por eso pudimos dar kits escolares a principio de marzo pero queremos seguir creciendo”, explicó al diario local Ana Paula O’Connell, dueña de la casa donde funciona el merendero. 

“Infancias Felices” no sólo sirve la merienda sino que, además, les da un plato de comida a los chicos, dos veces a la semana.Sin embargo, reconocen que dentro del grupo, ninguna ejerce el trabajo sexual por elección, sino que lo hacen porque no les queda otra opción. De hecho, entre ellas hay peluqueras, profesoras de inglés y cocineras recibidas.  

El merendero abre los martes y jueves y el comedor miércoles y viernes. Unas son las encargadas de hacer la chocolatada, otras los sólidos y así. Otro grupo es el que hace los guisos y polentas con tuco que le dan de comer a los chicos. Además, los padres de los pibes colaboran para que todo funcione mejor. 

Sin embargo, hay algo que las preocupa además del coronavirus y es la llegada del invierno. Es que el lugar no tiene una cochera techada y ellas temen que los chicos se enfermen por ir a comer.  En total son 8 chicas trans que viven en la casa de Ana Paula. Ésta última tiene una casa del IPV y decidió compartirla con sus compañeras que son rechazadas por sus familias. Si querés ayudar al merendero “Infancias Felices” podés comunicarte al 02646717675




Comentarios