La protagonista de esta historia es Silvia, de 58 años. La mujer hace barbijos en su casa y los dona.


Silvia Luna vive en Chimbas, uno de los distritos más poblados de San Juan, y decidió hacer algo para ayudar a sus vecinos. Luego de que el presidente Alberto Fernández decretara la cuarentena total y obligatoria, la ama de casa se puso a hacer barbijos para quienes no tienen otra opción que salir de sus casas a trabajar.

Según publicó Telesol Diario, la mujer los cose en la única máquina que tiene, con tela vegetal, y los esteriliza rociándolos con alcohol. Luego, los pone adentro de una bolsa plástica y los sella. “Todo lo que hago es muy artesanal y es la única manera que se me ocurrió para esterilizarlos”, relató la sanjuanina.

Coser, empezó como una terapia para Silvia que, hace siete años, perdió a su único hijo varón en un accidente. El chico se llamaba Juan Ignacio Montenegro y tenía 21 años cuando chocó contra un pimiento, en su auto, y falleció. Desde entonces ella usa la costura para distraerse y ahora para ayudar a otros. “Sólo quiero ayudar desde mi lugar, aunque sea de este modo“, aseguró.

La iniciativa surgió cuando Silvia vio a los policías de la Comunal, del departamento donde vive, que hacían tareas de prevención pidiéndole a la gente que no salga y sin ningún tipo de protección. Por eso, la primera tanda de barbijos fue para esos trabajadores. “Siempre estoy haciendo cosas, como coser, porque me mantengo entretenida y eso me ayuda a no pensar en lo que le pasó a mi hijo. Cuando comenzó la cuarentena pensé en hacer los barbijos y llevarlos al hospital, pero vi a los chicos de la Comunal pasar por acá sin ninguna protección. Entonces se me ocurrió hacerles algunos”, explicó la sanjuanina.

Ahora Silvia quiere hacer más para llevarle a los policías de la Seccional 17, de la zona donde ella vive, pero se quedó sin material. Quien quiera colaborar con ella puede comunicarse al 2644831006.




Comentarios