En San Juan, condenaron a un licenciado en Higiene y Seguridad por abuso. Chantajeó a su sobrina de 17 años.


Un licenciado en Higiene y Seguridad fue condenado en San Juan por chantajear sexualmente a su propia sobrina, una adolescente de 17 años. Mediante engaños la asustó para que la chica le enviara material pornográfico y hasta intentó convencer a dos amigas de la víctima para que hicieran lo mismo pero no lo logró. En juicio, admitió haber cometido los ultrajes y fue condenado a 13 años de cárcel, según publicó Diario de Cuyo.

El juez que lo condeno fue Juan Carlos Caballero Vidal, en la Sala I de la Cámara Penal de San Juan. El abusador tiene 38 años y todo ocurrió entre marzo de 2016 y 2017. Fue entonces cuando al acusado, tío de la víctima, le llegó una foto provocadora de la joven. Lo insólito es que quien se la dio fue la propia hermana de la chica. Aprovechándose de la inmadurez y miedo de la adolescente le dijo que un sitio porno lo estaba amenazando con difundir la imagen si no pagaba 10 mil pesos o le daba más material erótico.

Así fue que la joven, temerosa, accedió y empezó a filmar videos para que su tío se los diera al supuesto administrador del sitio, llamado Sebastián Galván. De hecho, según consta en la causa, era el mismo tío le llevaba disfraces a la chica para que grabara los videos en los que bailaba y hasta se masturbaba. Pero la víctima no aguantó más y le dijo a su novio lo que pasaba y entre los dos juntaron los 10 mil pesos que pedía el misterioso extorsionador y fueron a entregárselos a su tío.

Fue entonces cuando el abusador le dijo a la chica que ya no quería el dinero sino más material para no publicar todo lo que tenía. Es más, en los últimos videos que fue obligada a filmar la joven, el tío fue actor y productor. Todo se terminó cuando una amiga de la adolescente le dijo que todo era mentira y que su tío, inclusive le había escrito a ella para que hiciera lo mismo pero no lo había logrado. 

Después de la denuncia, la Policía allanó la casa del tío abusador y encontró el material. Ahí descubrieron que el extorsionador del sitio porno no existía y que Sebastián Galván era el mismo. El informe psicológico de la sobrina mostró indicadores de una víctima de abuso sexual y eso terminó de enterrar al degenerado. Acorralado por las pruebas, el sujeto terminó arreglando un juicio abreviado por 13 años de prisión. 




Comentarios