La mujer sostuvo que discutieron pero que nunca le pegó. Mientras tanto Sardinez esperará el juicio en la cárcel.


La detención de Carlos Sardinez causó sorpresa y conmoción en el ambiente del deporte y sobre todo en el boxeo. La promesa sanjuanina del cuadrilátero, que recientemente había enfrentado nada menos que a Omar Narváez, fue arrestado este último domingo por tenencia de arma y una supuesta agresión física y verbal contra su esposa y madre de su hija. Esto último fue desmentido por la presunta víctima (identificada como T.C.J, de 27 años), quien salió a defender a su pareja y negó haber sido golpeada por él.

“Es verdad que discutimos, pero no me ha pegado en ningún momento. Si me hubiera pegado estaría marcadísima. La bronca que me da es que le pusieron violencia de género cuando jamás me tocó. Voy a contar que todo lo que se dice es mentira. Le están arruinando la vida mal”, señaló la mujer en una entrevista con el diario Tiempo de San Juan.

En mayo pasado, el sanjuanino enfrentó al chubutense Omar Narváezz en una velada organizada por el club Huracán de Tres Arroyos.

De acuerdo al informe policial, Sardinez fue detenido el domingo a las 6 de la mañana tras amenazar con un revólver y agarrar de los pelos a su esposa en un domicilio de calles Tacuarí y Juramento, en la localidad de Rawson. Esto habría sido denunciado por la tía de la joven, quien vive en una casa lindera y fue testigo de la dramática situación. La mujer afirmó que existió un empujón pero que nunca la zamarreó.

“Estoy mal, re mal. Nada que ver lo que ha dicho la Policía y lo que pusieron los medios. Sí me empujó por detrás, nada más. No tengo absolutamente nada en la cara o en el cuerpo. Si me hubiese golpeado, estaría marcada en todo el cuerpo con la fuerza que tiene. No me tocó ni un pelo”, afirmó.

Sobre el arma que le halló la policía a Sardinez agregó: “No vi el arma. Jamás vi que tuvo un arma en la casa. No tengo idea qué pasó o quién se la dio. A lo mejor se la dio un amigo, pero él se fue y después me enteré que tenía esa arma. Y señaló: “No quise denunciarlo porque no me hizo nada, pero la policía me llevó para que lo denunciara. El psicólogo que me atendió está de testigo, yo no quería denunciarlo”.

Ahora Sardinez esperará en la cárcel el juicio en los tribunales de Flagrancia, el cual se llevará a cabo el próximo de 9 de enero. Está acusado de los presuntos delitos de tenencia ilegal de arma de fuego y lesiones leves agravadas por violencia de género en concurso real.




Comentarios