Fue mediante la modalidad que se viene repitiendo, a través de la rotura de las vidrieras.


Otra vez un comercio ubicado sobre el camino interprovincial fue víctima de un robo. Con la modalidad que se viene repitiendo, a través de la rotura de las vidrieras, los locales son un blanco recurrente de hurtos. No es algo nuevo y esta situación se viene repitiendo desde hace un tiempo.

En este caso el comercio es otra vez una pañalera ubicada sobre Brigadier Bustos al 600. Delincuentes rompieron el vidrio donde se exhibe la mercadería para llevarse lo que había a mano. En este caso, un perchero y juguetes.

Los dueños del local detectaron el robo cuando fueron a abrir el local. Se lamentaron por la misma situación otra vez. Los comerciantes de la zona reclaman por una mayor seguridad en el sector.




Comentarios