Siguen las repercusiones del caso Agustín Rosa Torino, el exsacerdote condenado a 12 años de prisión efectiva por abuso sexual en perjuicio de dos exnovicios y una exmonja, que integraban la comunidad Discípulos de Jesús San Juan Bautista. Un grupo de seguidores del religioso se manifestó en la entrada del penal de Villas Las Rosas, donde se encuentra detenido desde el día de la sentencia dictada por la Sala IV del Tribunal de Juicio.

La protesta fue en apoyo al condenado y en rechazo a la apelación presentada por la fiscal Verónica Simesen de Bielke, que insistió en que se le aplique al religioso una pena de 22 años de prisión. Mientras, la defensa, ejercida por los abogados Humberto Oliver y Fabio Núñez, anunció que también apelará el fallo, en su caso en sentido contrario.

Agustín Rosa Torino durante el juicio en su contraEl Tribuno | El Tribuno

Durante la protesta se escucharon voces a favor de Rosa Torino, como la de una mujer llamada Mónica, quien contó que el excura la ayudó cuando vivía una crisis matrimonial con su pareja y que le puso de nombre Agustina a su hija en honor a él. “He vivido milagros por intersección del padre”, le expresó a Salta 12.

El juicio contra Agustín Rosa Torino comenzó en mayo y se extendió durante los primeros días de julio. El exsacerdote llegó al banquillo de los acusados tras ser denunciado por dos exnovicios y una exmonja, que integraban Discípulos de Jesús San Juan Bautista, quienes revelaron detalles sobre el calvario que vivían dentro de aquella comunidad religiosa. Lo impactante fue que durante las audiencias se escucharon testimonios de testigos que aseguraron haber sido víctimas de Rosa Torino. Él, por su parte, negó los hechos, y aseguró que no tenía que pedir perdón porque no había cometido ningún delito.