Durante el fin de semana, dos gendarmes de la Sección “Aguas Blancas”, que depende del Escuadrón 20 Orán, regresaban a sus hogares en la ciudad salteña de Orán luego de prestar servicios, cuando observaron que sobre la Ruta Nacional 50, a la altura del kilómetro 39, cerca de la zona conocida como “El Trigal”, había un ocelote tirado y visiblemente herido.

Rescataron un ocelote herido en el norte de Salta(Gendarmería Nacional)

Ante esta situación, los gendarmes interrumpieron su vuelta a casa para asistir al animal. Se bajaron del vehículo, subieron al felino y lo trasladaron a una clínica veterinaria para que sea asistido por un profesional médico. Allí el veterinario evaluó que el ocelote tenía pocas chances de sobrevivir, y le administró suministró antibióticos, analgésicos, antiinflamatorio y un protector hepático con un pronóstico reservado.

Por otra parte, tomaron contacto con la Dirección de Fauna de la provincia de Salta para el traslado del animal a la ciudad de Salta, y también con autoridades del Parque Nacional Baritú. Estos últimos confirmaron que se trataba de un ejemplar de la especie ocelote, Leopardus Pardalis, que, si bien presenta interés de conservación, no se encuentra en peligro de extinción.

Rescataron un ocelote herido en el norte de Salta(Gendarmería Nacional)

De momento el animal continúa en cuidados en las instalaciones de la Subunidad hasta el arribo del personal especializado. Los efectivos labraron actas correspondientes en el marco de la Ley 22.421 “Conservación de la Fauna”.

El ocelote

El Ocelote es un felino de tamaño intermedio entre el Tirica (Leopardus guttulus) y el Puma (Puma concolor). Mide entre 115 y 145 centímetros de largo total, de los cuales 40 a 45 corresponden a la cola. El peso oscila entre los 8 y los 16 kg., siendo el macho más grande y pesado que la hembra.

El Ocelote es considerado uno de los felinos salvajes de más bello pelaje

El Ocelote fue considerado, por su hermoso diseño, uno de los felinos salvajes de más bello pelaje, lo cual le contrajo severas consecuencias debido al intenso tráfico de su cuero.

Es una especie tímida, solitaria y sigilosa, de hábitos nocturnos o crepusculares, aunque es posible sorprenderlo a plena luz del día. Entre sus presas, además de las antes mencionadas se cuentan cuises, nutrias, cachorros de corzuelas y pecaríes. Puede cazar también pequeños coatíes, lagartos overos, tapetíes, agutíes, comadrejas y carpinchos.