Mujeres que el martes fueron desalojadas de un asentamiento en barrios Los Pinos, en San Lorenzo, se manifestaron este miércoles en la puerta del Instituto Provincial de Vivienda (IPV) para pedir una solución a su situación habitacional.

Tras el desalojo, algunas quedaron alojadas en el CIC de Atocha, otras pasaron la noche en un galpón después de esperar horas bajo la lluvia, y a una mujer no le quedó más remedio que dormir en la vivienda de su agresor. Contó que su expareja, quien la golpeada, fue a buscar a sus hijos durante el conflicto con la Policía y se los llevó. Como no se los quería devolver, ella se tuvo que quedar en su casa.

Son en total ocho mujeres, con hijos, que se habían asentado en el barrio Los Pinos, y que ahora no tienen a donde ir. Quieren que el Estado les de la posibilidad acceder a una vivienda donde estar protegidas. Según su testimonio a FM Profesional, todas fueron víctimas de violencia de género, incluso mostraron las cicatrices de los golpes recibidos.

Mientras esperan una respuesta del Gobierno provincial, contaron que hasta el momento no recibieron ningún tipo de ayuda de parte del municipio de San Lorenzo, ni tampoco de otro organismo pública.