Doce años atrás, en un rincón de la provincia de Salta nació la pequeña Esperanza, con apenas 1.300 gramos. Fue diagnosticada con desnutrición y, en un principio, hipoacusia, y estuvo dos meses en incubadora. Hoy en día, tras años de desarrollar el habla, el baile y caminar, ya no necesita audífonos para comunicarse.

Su verdadero nombre no es Esperanza, pero según La Nación es el elegido para preservar su identidad. Aunque pasó casi toda su vida entrando y saliendo de hogares en la provincia de Salta, jamás perdió el anhelo de encontrar una familia que la adopte.

La pequeña de 12 años tiene una discapacidad intelectual, y desde el hogar donde vive la describen como cariñosa, responsable y con muchos deseos de recibir cariño y atención. Entre sus pasatiempos están el bailar y cantar, pintar mandalas, y correr y jugar con otros niños. Es muy afectuosa y le gustan los abrazos con quienes tiene vínculos estrechos.

Tiene 12 años y espera que una familia la adopte hace cuatro.La Nación

Aunque tiene acompañantes terapéuticas para ayudarla con sus tareas, la mayoría de las cosas las puede hacer sola. Todos los días se levanta muy temprano para asistir a la escuela especial donde cursa su 5º grado, donde un equipo interdisciplinario la estimula y ayuda a incorporar nuevas destrezas, habilidades y conocimientos.

La situación de adoptabilidad de la niña quedó firme en septiembre del 2016, y aunque se buscó en los registros de postulantes a guarda adoptiva de todo el país, por el momento no encontraron una familia. Por esta razón, se lanzó una convocatoria pública para que las personas que deseen formar una familia con Esperanza puedan adoptar a esta niña que espera hace cuatro años.

Aquellas personas o parejas que estén interesadas en postularse o en recibir más información pueden escribir al mail regadop1@justiciasalta.gov.ar, o comunicarse al teléfono 0387-4258026 con el número del expediente de Esperanza, el 592787/17.