Fue a esa provincia a un recital de Luis Miguel, y la embistió un conductor alcoholizado.


Luego del terrible accidente vial que protagonizó Beatriz Farfán, a raíz del cual debieron amputarle ambas piernas en Córdoba, la mujer regresó a Salta y se reencontró con sus dos hijos.

Beatriz había ido a Córdoba al recital de Luis Miguel, pero dos días después la atropelló un joven alcoholizado al volante de una Renault Kangoo, mientras estaba sentada en las escalinatas de las escuela que se encuentra en Pueyrredón y Vélez Sársfield. El vehículo fuera de control se subió a la vereda y la embistió. Siguió la amputación, y hoy, busca rehacer su vida y tiene como meta conseguir las prótesis que le permitan volver a caminar.

La mujer tiene 41 años, es cosmetóloga y vive con sus dos hijos de 12 y 8 años en el macrocentro salteño, y tras 15 días en Córdoba, el miércoles pudo regresar a la capital de Salta.

Así quedó el vehículo tras embestir a Beatriz Farfán. (Web)

“Tengo que empezar de nuevo, junto con los kinesiólogos, los médicos del dolor y los profesionales que me van a ayudar. Todavía no sé cómo voy a hacer para volver a trabajar porque recién me estoy adaptando a moverme en una silla de ruedas dentro de mi casa”, contó Beatriz en diálogo con El Tribuno.

El terrible accidente ocurrió el 1 de marzo, y Beatriz cuenta que poco recuerda de ese momento, y que recibió la noticia de la amputación de sus piernas después de pasar varios días inconsciente en el Hospital de Urgencias de Córdoba Capital.

“Los médicos traumatólogos fueron los que me dijeron. Fue difícil reaccionar, asimilarlo y empezar a pensar que te van a dar el alta y te vas a ir sin piernas. Trato de tener entereza por los chicos y bloquear incluso los dolores que estoy sintiendo”, explicó la mujer, y agregó “Llegué a urgencias prácticamente mutilada y, pese a la gravedad de lo que me pasó, los médicos me dijeron que me recuperé pronto.”

Beatriz y Pablo Giesenow juntos y sonriendo pese a la tragedia que sufrió la mujer. (Facebook)

La historia de Beatriz recorrió el país luego de que se diera a conocer, y resultó en la visita de Pablo Giesenow, un joven cordobés al que le faltan ambas piernas e irá a los Juegos Paralímpicos de Tokio en 2020.

“Ahora mi prioridad es conseguir las prótesis, empezar a caminar rápido y recuperar la movilidad. Sé que voy a volver a caminar, a trabajar y que todo va a volver a la normalidad en la medida en que se pueda”, manifestó Beatriz.






Comentarios