Los empresarios bolicheros de Salta buscan alternativas para reconvertirse y reactivar su actividad al cumplirse siete meses desde que tuvieron que cerrar sus puertas debido a la pandemia que tiene en vilo al mundo.

Presentaron un protocolo para volver que, entre otros puntos, establece la apertura de los locales en un formato de confitería los días viernes y sábado, hasta las 3 de la madrugada. Consideran que sería una manera de evitar las fiestas clandestinas.

"Pensamos reconvertirnos y aprovechar la temporada de verano. La idea es aprovechar el espacio y colocar mesas y sillas para que pueda empezar a ser utilizado por grupos cuya cantidad máxima estipule el Gobierno", explicó el referente del sector, Mario Delaloye. El empresario destacó que sería la posibilidad de reabrir sus puertas y aprovechar el verano.

Días atrás, los propietarios de bares y locales gastronómicos presentaron un amparo, donde solicitarion extender el horario de atención el público. Sin embargo, el pedido fue rechazado por la Justicia salteña. Por ahora seguirán hasta la medianoche, y en espacios al aire libre.