Cada vez son más los campos afectados por los incendios en el departamento de Orán, y las llamas ponen en peligro al bosque nativo de la zona. "El efecto es muy grande, se está quemando prácticamente todo, los animales están sufriendo", advirtió la presidenta del Centro de Obrajeros de Orán, Rebeca Loutaift.

La situación en el norte es complicada. Loutaif aseguró, además, que ya se quemaron alrededor de cinco mil hectáreas y que el fuego está en zonas de difícil acceso para los bomberos. El personal tampoco alcanza para cubrir todo el territorio en llamas y todavía no llegó el avión hidrante porque hay otros foco ígneos en la provincia.

Se desconoce cuál sería el origen de las llamas. "No sabemos el motivo de los incendios. Se cree que pueden ser algunos cazadores los causantes y que, tal vez, sean intencionales", sostuvo la titular del Centro de Obrajeros de Orán.

Loutaif destacó que desde hace tiempo reclaman que no se cumple con la Ley de bosques nativos, que establece que un 30% de los fondos previstos  debe ir destinado para el fortalecimiento institucional, es decir para el cuidado del bosque.