El referente de Misión Chaqueña contó que la salita de la zona tiene cuatro camas, un médicos, dos enfermeros y un tubo de oxígeno.


Al hambre y a la escasez de agua, a las comunidades wichí de Salta se les suma una nueva preocupación: el coronavirus y la falta de recursos para enfrentarlo. Los pobladores de Misión Chaqueña, Misión La Emboscada y Paraje Pozo Hondo están preocupados por el crecimiento de casos en Embarcación, la ciudad más cercana a sus parajes. Una vez más, se sienten desprotegidos.

Omar Gutiérrez, referente wichí de Misión Chaqueña, le contó al diario La Gaceta que allí hay una sala sanitaria, que sólo tiene cuatro camas, un médico -que además está dentro del grupo de riesgo-, dos enfermeros y un tubo de oxígeno para sus cinco mil habitantes. Agregó que no se animan a ir a Embarcación a buscar mercadería porque tienen miedo de contraer coronavirus y contagiar a la comunidad.

Gutiérrez también hizo referencia a las deudas que el Estado provincial tiene con ellos, como por ejemplo la construcción de un sistema cañerías para que las comunidades tengan agua potable. El Gobierno prometió que iniciaría las obras en abril y todavía esperan. El joven contó que el agua sale negra. “Tenemos que esperar muchos días, como una semana, hasta que se pone clarita, y luego hervirla para beber” , destacó.  Como consecuencia, la gente sufre diarrea y problemas estomacales a causa del agua.


En esta nota:

Salud Salta Wichís


Comentarios