A pesar de que el centro de Salta está casi desierto, el vendedor ofrece el novenario a los escasos fieles que deambulan por la Catedral.


Las celebraciones en honor al Señor y la Virgen del Milagro son las más importantes del calendario salteño, y nadie se esperaba que debieran modificarse a causa de la pandemia por coronavirus, siendo que a principios de año Salta tenía tan pocos casos. Sin embargo, la enfermedad afloró en la época más crítica del año.

El aumento de los contagios obligó a los fieles a unirse a los rezos desde sus hogares, sin peregrinaciones ni oraciones en la Catedral ni la Plaza 9 de Julio. A pesar de este clima de desconcierto y un centro capitalino desierto, Alberto continúa ofreciendo las novenas para los transeúntes que pueden movilizarse, consiguiendo el sustento diario.

Alberto sigue vendiendo las novenas para rezar desde casa (Informate Salta)

En diálogo con Informate Salta, este vendedor reconoció la dificultad del momento, pero también expresó que “algo se vende”. Hace 20 años trabaja de esto, y el panorama de pandemia le parece completamente atípico.

Se mostró optimista, sin embargo, mencionando que llega a vender lo suficiente para la comida de cada día. Si no puede vender en el centro, ofrece el libro de oraciones casa por casa. Enfatizó la importancia de celebrar y rezar desde las casas, a través de la internet.




Comentarios