Para el 25 de mayo, esta niña de tres años que vive entre los cerros de Salta, conmovió a la Argentina con su creación.


En pleno aislamiento social preventivo y obligatorio, los alumnos de todo el país deben seguir entregando sus trabajos a través de la internet. Es así el caso de Delfina, una nena de tres años cuyas fotos con un cabildo hecho a mano recorrieron las redes, emocionando a gente de todo el país.

Delfina es de San Carlos, asiste a la Escuela 4.596 General Martín Miguel de Güemes, y por la conmemoración del 25 de mayo envió las conmovedoras fotos de su cabildo terminado a su maestra, desde la inmensidad de los Valles Calchaquíes, en el corazón de Salta.

(Radio Cafayate)

Junto a su mamá, trabajaron arduamente para cumplir con la tarea, y luego la expusieron en el patio de su casa, con las impresionantes montañas de los valles de fondo. El trabajo fue parte del proyecto “El 25 de mayo en el Jardín”, y enviaron los resultados a través del celular a la seño Sandra. Otros alumnos con fotos destacadas fueron Ludmila, Gael y Daniel, alumnos de las salitas de tres, cuatro y jardín.

(Radio Cafayate)

Las imágenes inspiraron a personas de todo el país, demostrando que el querer es poder: en la zona, los celulares y las notebooks de Conectar Igualdad se cargan con paneles solares.

En el acto escolar por la Revolución de Mayo, los protagonistas fueron los alumnos y sus familias. Algunos asistieron a la escuela para participar, mientras que el resto enviaron sus trabajos a través de videos y fotografías.

(Radio Cafayate)

La mamá de Delfina es ama de casa, cría cabras en el paraje Irasonza, y el año pasado terminó el secundario. Contó en Radio Cafayate que hicieron el cabildo con unas cajas de lavandina y de unos parlantes, la cruz es de madera, el techo está armado con el hilo de oveja que usa ella misma para sus artesanías, la copa del cabildo la hicieron con una botella de gaseosa cortada, y armaron el balcón con cartón. Las rejas también las hicieron con lana, las puertas con papel glasé, y pintaron todo con témpera amarilla.

En la construcción participó toda la familia, incluyendo un primo que vive con ellos y estudia una carrera terciaria online. El poblado en el que viven no tiene electricidad, y se quedan sin luz cuando se nubla. Además, la internet se corta constantemente y tiene poca velocidad, lo que hizo que muchos alumnos no pudieran mandar sus tareas.

(Radio Cafayate)




Comentarios