Luego de que la abuela de las niñas realizara la denuncia los padres fueron imputados, junto a la persona que pagaba por los favores sexuales.


Una mujer de 27 y un hombre de 29, que son pareja, fueron imputados e irán a juicio por prostituir a sus hijas de 7 y 10 años. También irá a juicio una tercera persona, se trata de un hombre de 67 años que era quien pagaba por los favores sexuales de las menores.

A la denuncia la hizo la abuela de las niñas, que es quien está cuidando de las niñas porque su hija es adicta a las drogas y tenía que iniciar un tratamiento de rehabilitación. Mientras se encontraban bajo su cuidado, la abuela notó una actitud rara en las niñas, veía que se comportaban diferente, y por esto interrogó a sus nietas hasta que una de ellas se quebró en llanto y le contó que, en reiteradas oportunidades, un amigo de sus padres les compraba golosinas y a cambio las sometía a conductas sexuales.

Según el testimonio de la abuela, estos hechos sucedían en presencia de los progenitores, que autorizaban las conductas aberrantes a cambio de una suma de dinero.

El hombre de 68 años se encuentra imputado por el delito de abuso sexual gravemente ultrajante y facilitación a la prostitución de menores agravado. Mientras que la mujer de 27 años y el hombre de 29 están imputados por cooperación en el delito de abuso sexual gravemente ultrajante y facilitación a la prostitución de menores agravado por el vínculo.




Comentarios