Los pequeños viven en el pueblo de La Paya, a 12 kilómetros de Cachi. Su mamá murió y su papá no tiene los suficientes ingresos para mantenerlos.


Luego de que la joven madre muriera, cuatro hermanitos que habitan en el paraje La Paya, a 12 kilómetros del pueblo salteño de Cachi, quedaron a cargo de su papá, que no tiene suficientes ingresos para mantenerlos ya que vive de changas.

En el marco de esta situación tan complicada, la tía de los pequeños, Marina Rueda, que vive en Villa Soledad, comenzó una campaña solidaria entendiendo que los pequeños quedaron desamparados.

“Mi hermano hace changas. Realiza plantaciones o cosechas, pero de forma temporal. Además, también trabaja cuando hay que recontar el ganado, pero nada seguro”, explicó Rueda, quien para paliar la situación comenzó una movida para juntar elementos que permitan a su hermano y sobrinos atravesar el momento.

Se trata de cuatro pequeños, una nena de 8 años y tres varones de 10, 4 y 2. Su tía contó que antes la familia habitaba una vivienda prestada, pero debieron volver a su casita, que es muy precaria y aún no terminaron de construir. La vivienda cuanta con dos piezas que se encuentran a medio construir, por lo que piden materiales.

“Los chicos y el padre pasan un momento difícil. Necesitan alimentos no perecederos, calzados y ropa (acorde a la edad de los chicos). Y si hay alguien que tenga una heladera usada que no la utilice les vendría muy bien y también algún mueble usado”, aseguró la mujer.

Interesados en colaborar pueden comunicarse con la tía de los pequeños al +54 9 387 4731687. El pueblo de Cachi comenzó una fuerte movida para intentar ayudar a la familia a atravesar tan difícil momento.




Comentarios