Es momento de darle un giro a los típicos colores que acostumbran a usar los hombres, como el azul o el gris, y animarse a algo más. Los tonos pasteles en toda su gama llegaron para quedarse ya que quedan bien en cualquier tipo de prendas y telas, ya sean más veraniegas o invernales.

Aunque los tonos de esta paleta son típicos del verano por su calidez, las grandes firmas ya nos adelantaron que en otoño e invierno también van a formar parte de nuestros looks.

Los colores pasteles le suelen quedar bien a cualquier persona, y es una forma de darle una vuelta de rosca a tus prendas. Hay tanta variedad en su paleta que se puede elegir mantenerse clásico con algún rosa o celeste, o también animarse a algo más osado como un amarillo.

Estos tonos son perfectos para el verano ya que son frescos y también resaltan el color moreno de la piel tostada por el sol. Además, quedan muy bien en telas veraniegas como el lino y también el algodón. Para los looks de noche, podés llevarlos en alguna prenda de seda.

Para empezar a introducirse en la ropa de colores pasteles recomiendo una camisa rosa bien clarito. Es una prenda que nunca falla y sirve para el día y la noche.

Formal y diferente

Para quienes se animen, un traje de esta paleta queda genial. Eso sí, no vas a pasar desapercibido, pero queda muy elegante y sale de lo común. Si no querés usarlo o no te animás a un “total look” pastel, podés tener en cuenta que estos tonos también van muy bien con los grises claros o el blanco. De esta forma podés combinar, por ejemplo, un pantalón rosa pastel con una camisa blanca o un saco celeste pastel con un pantalón gris.

Miles de combinaciones

Para los hombres aún más osados, los colores pastel también se pueden usar en estampados. Los buzos con mangas, bolsillo y capucha de distintos colores son la última tendencia y más en estos tonos suaves. Para quienes no se animan a tanto está la opción de usar un estampado donde estos tonos no predominen o una prenda que tenga sólo algunos detalles pasteles.