Los cambios que se preveían en distintos rubros se anticiparon con la pandemia: uno de los más intervenidos fue el mundo de la moda y sus clásicos desfiles, que tuvieron que buscar alternativas digitales y desarrollaron un formato que hibrida los desfiles y los filmes de moda. Un método que se cree que es el futuro de la moda y se lo llama “phygital”.

Existe un debate entre expertos de este rubro sobre las nuevas vertientes digitales que, debido a las medidas sanitarias, sacaron del mapa a los desfiles en directo, donde se junta gran cantidad de público gracias a las codiciadas las invitaciones para ver las presentaciones de los diseñadores más reconocidos.

¿Ganarán las plataformas digitales ante los desfiles? Esa es la pregunta que se hacen los referentes de la moda.

Expertos creen que, después de la pandemia, ya nada será lo mismo para el mundo de la moda.

Phygital es un término que ya introducía el pasado marzo el British Fashion Council -organización que promueve diseñadores y eventos de moda en el Reino Unido-, cuando anunció que las siguientes semanas de la moda se acogerían en este formato, haciendo que este nuevo vocablo se abriera camino como una alternativa que, cimentada en lo digital, mantiene elementos de lo físico.

Combinando presentaciones presenciales -que cumplen con todos los protocolos para prevenir el coronavirus- junto con piezas audiovisuales como entrevistas a diseñadores o documentales sobre procesos creativos y de confección, ya son varios los países, semanas de la moda y firmas los que se han posicionado a favor de lo phygital.

A fines de enero, la plataforma digital Vogue Runway estuvo encargada de retransmitir contenido ligado a los desfiles y calendarios de la moda en directo. El hashtag #VoguePhygitalRunway juntó en Instagram todo tipo de publicaciones sobre desfiles de moda celebrados siguiendo la semana de la Alta Costura de París, celebrada del 25 al 28 de enero.

Semana de la moda virtual en París.Foto:Web

Con el inicio de esta cita con la moda de París, muchas de las firmas se decantan por esta modalidad, como es el caso de Armani, que ha llevado a cabo un espectáculo a puerta cerrada en el Palazzo Orsini, una de las mansiones que la firma posee en Milán desde donde ha retransmitido su desfile en directo.

También Chanel, que recreó una pequeña celebración, con un público selecto formado por Penélope Cruz, Vanessa Paradis y su hija Lily Rose Depp, o Marion Cotillard que, sentadas con mucha distancia, observaban el desfile orquestado por Virginie Viard.

Un puente entre el universo digital y el tangible que se erige como solución definitiva para expandir los universos creativos del mundo de la moda que, lejos de tambalearse, se reconvierten en pos de avanzar.

Con información de EFE.