Un estudio reveló cuál es la clave que más eligen los usuarios para proteger sus cuentas privadas y el resultado generó mucha preocupación.


Según un reciente estudio realizado en el Reino Unido para descubrir los niveles de conocimiento ciudadano sobre ciberseguridad, la secuencia numérica “123456” es la contraseña más utilizada para servicios online

Las conclusiones dejaron en evidencia que más de 23 millones de personas en el mundo usan esa combinación para “asegurar” sus cuentas privadas.

El estudio del Centro de Ciberseguridad Nacional del Reino Unido (NCSC, por sus siglas en inglés), realizado con datos de cuentas (usuario y contraseña) que fueron publicados en la web tras filtraciones globales masivas, analizó las 100.000 contraseñas más usadas y descubrió que millones de personas “facilitan el trabajo de los ciberdelincuentes al usar claves débiles o previsibles”.

Para alarmar todavía más a los investigadores, los resultados mostraron que la segunda clave más usada en la web es “123456789”, con 7,7 millones de usuarios, seguida por “qwerty” (la combinación de las primeras seis letras del teclado, con 3,8 millones), “password” (el inglés para “contraseña”, 3,6 millones) y “1111111” (3,1 millones).

Más de 23 millones de personas en el mundo usan la secuencia “123456” como contraseña en internet para proteger sus cuentas personales.

Entre otros hallazgos, la investigación también mostró que cientos de miles de personas eligen como contraseñas los nombres de personajes de ficción (como Superman, pokémon o Batman, sin mayúsculas), así como el nombre del equipo de fútbol del que son hinchas o nombres de artistas famosos.

El problema es que estas palabras tan predecibles son las que deben brindar la seguridad de los servicios que administran vía web, desde el homebanking hasta las cuentas de correo electrónico, redes sociales o plataformas para comprar online.

Según contaron los investigadores, el principal objetivo de este estudio fue “crear conciencia sobre los riesgos frente a los que las personas se exponen en Internet”, y “ayudar a los desarrolladores y administradores de sistemas a proteger a sus usuarios”.

“Tomar buenas decisiones con la contraseña es el mayor control que los consumidores tienen sobre su propia postura de seguridad personal”, expresó Troy Hunt, el experto en ciberseguridad que estuvo encargado de recopilar los datos.





Comentarios