La soledad, en sí misma, no es ni buena ni mala, el problema surge cuanto nos sentimos solos. Y este sentimiento es profundamente personal.


Un nuevo informe de la organización benéfica ´Age´ encontró que, si bien la proporción de personas mayores que se sienten solas se ha mantenido relativamente constante a lo largo de los años, el número real de personas mayores afectadas está aumentando rápidamente. Y si bien es posible que esta noticia no nos afecte directamente, podría impactar en los familiares o amigos cercanos.

¿Cómo determinar que alguien está solo? Laura Alcock-Ferguson, directora ejecutiva de la Campaña para acabar con la soledad, señaló en una entrevista con el HuffPost Reino Unido: “La soledad es el sentimiento desagradable cuando existe una discrepancia entre la cantidad y la calidad de las relaciones sociales y la conexión que tenemos y las que queremos.

La pérdida de un compañero de vida o un cambio de lugar puede desencadenar soledad

“La soledad es profundamente personal pero universal: todos entendemos cómo se siente, pero la experiencia siempre será diferente. “Al igual que el hambre o la sed, es la forma en que nuestro cuerpo nos dice que necesitamos conexión”.

El aislamiento a menudo viene de la mano de un cambio abrupto en la vida de una persona, por ejemplo, la muerte de un ser querido, el alejamiento de amigos y familiares o por algún problema de salud.

No siempre es fácil detectar los signos de soledad, sin embargo, los cambios en los hábitos cotidianos, como descuidar el aspecto o la higiene personal, no comer bien y sentirse inútil son definitivamente signos. También al tener cambios en la rutina, como levantarse tarde, por ejemplo.

La soledad es profundamente personal pero universal

En diferentes etapas de la vida, podrías experimentar la soledad por diferentes razones. Una persona mayor puede tener problemas con la resolución del duelo de un compañero de vida y los más jóvenes al mudarse de ciudad.

Hay diferentes tipos de soledad, dice Alcock-Ferguson: “La soledad emocional se siente cuando echamos de menos la compañía de una persona en particular, a menudo un cónyuge, hermano o mejor amigo. La soledad social se experimenta cuando carecemos de una red social más amplia o de un grupo de amigos. Esto puede suceder a cualquier edad”.

Es fundamental actuar contra la soledad, que puede tener un impacto negativo en la salud. Se la ha relacionado con la depresión, problemas de sueño, presión arterial alta, estrés psicológico y problemas de salud mental.

Un buen consejo para los que estén sintiéndose solos, es probar con una clase o grupo que se centre en un pasatiempo que le interese, lo que puede ayudar para conectar con gente de ideas afines.

Buscar grupos afines puede ayudar a lograr una buena conexión

Hay aplicaciones diseñadas para ayudar a encontrar amigos, y también las hay específicas que forman grupos de deportes, o de lecturas o de salidas en grupo. El ejercicio y la interacción social parecen ser un gran equipo para luchar contra el aislamiento.

Es importante, para poder ayudar a algún familiar o amigo que pueda estar aislándose del resto, saber que una gran herramienta para conseguir la conexión con el entorno es la charla. Hablar con ellos, ver cuáles son sus sentimientos, o una simple llamada de 10 minutos puede marcar una diferencia en sus vidas.

Para evitar ser excesivos, Alcock-Ferguson aconseja alentar a su amigo o familiar a pensar en sí mismos: “Anímelos a cuidarse a sí mismos y ver qué actividades de la comunidad están llevando a cabo”, dice ella. “El voluntariado es una manera fantástica de conocer a personas de ideas afines y hacer amigos, por lo que sugiere que puedan dedicar tiempo a una causa que les importe”.

“Estos pequeños momentos son el primer paso para impulsar un cambio en nuestra cultura donde las personas se toman más tiempo para conectarse”, agrega. “Todos podemos participar en la lucha contra la soledad”.





Comentarios