Si sudás, sudás y no ves los resultados, puede ser que estos hábitos estén boicoteando tus esfuerzos.


Cada vez está más claro que para alcanzar el cuerpo deseado no se trata solo de transpirar; también hay que usar el cerebro, para que de esa manera todo ese esfuerzo rinda sus frutos.

En una época donde estamos “intoxicados” de tanta información y a veces cuesta separar los consejos buenos de los malos, te dejamos esta lista de 5 errores típicos que se cometen a la hora de poner el cuerpo en movimiento.

No varias los ejercicios

Fitness abdominales

El ser humano es un animal experto en adaptarse y a la hora de entrenar no es la excepción. Si uno hace siempre lo mismo, el cuerpo se acostumbra y no recibe el estímulo necesario que permite progresar.

Las “rutinas” de los gimnasios deberían llamarse con cualquier nombre menos “rutina”. Si bien al principio es bueno no variar mucho para aprender los nombres y las técnicas de los ejercicios; al poco tiempo de haber comenzado ya se recomienda variar, ya sean los ejercicios, los pesos con los que se trabaja, los descansos entre series, etc.

Perder el tiempo

Entre serie y serie se suele descansar. Algunos se llevan un reloj para tener un control preciso de ese “tiempo muerto”, pero hay otros que no y dedican demasiado tiempo a no hacer nada.

En ese sentido, para ahorrar tiempo y exigir más el cuerpo, conviene agrupar los ejercicios de a tres y hacerlos intercalados, siempre y cuando no trabajen los mismos músculos.

Enfocarse en la grasa localizada

Es típico que uno se mire al espejo y se pellizque la “grasita” de la panza con el deseo de que desaparezca. Pero por más que hagamos dos mil abdominales, no podemos elegir de qué parte del cuerpo se debe eliminar la grasa. En ese sentido, la única alternativa es consumir menos calorías de las que se gastan, y no hacerlo excesivamente sino con paciencia.

Entrenar mucho tiempo

La vida cotidiana tiene un ritmo que a veces hace difícil pasar demasiado tiempo entrenando. Y de hecho, los entrenamientos más cortos e intensos son cada vez más populares y por una buena razón: comprimen el entrenamiento en menos tiempo con los mismos o mayores beneficios.

Entrenar cada músculo una vez por semana

Los planes de entrenamiento que dictaban “lunes de pecho y tríceps; miércoles de piernas; y viernes de espalda y bíceps” ya fueron. Lo que ahora se recomienda es entrenar cada grupo muscular al menos dos veces por semana, para que el estímulo sea más frecuente y no haya tantos “tiempos muertos” en los que el músculo descansa.





Comentarios