La cantante y el bailarín Mauro Caiazza abrieron la ronda de música disco pero no sumaron un buen puntaje. También fue el turno del "Pollo" Álvarez.


Tanta ansiedad que Jimena Barón manejaba en las semanas previas al lanzamiento del Bailando 2018 finalizó este martes por la noche, cuando la cantante y su bailarín, Mauro Caiazza, abrieron la ronda de música disco

En una gala cargada de polémica por la incorporación del BAR (Bailando Assistant Referee) al ciclo, la novedad de la primera pareja en salir a la pista pasó por la voz en vivo de Emme, la hija de Lito Vitale, quien acompañó a los participantes con el tema seleccionado. 

Si bien la Jimena y su bailarín se ganaron una gran ovación del público al finalizar su performance, para el Jurado no fue tan buena su actuación. 

“Me encanta que estés de nuevo en esta pista. Me gustó mucho verla a tu mamá emocionada cuando te vio bajar a la pista. Sos muy talentosa, pero esperaba mucho más, me faltó garra. Salió bien. No los vi fluir del todo“, evaluó Ángel de Brito antes de puntuar con un cuatro.

En la misma sintonía, Laurita Fernández no quedó satisfecha, dio una devolución similar a la del periodista de espectáculos pero les puso un siete: “Qué difícil. Voy a dejar lo que Jime es como cantante. Me pareció que estuvo todo un poco adelante, quería ver un poco más de recorrido“.

“Yo quiero ver fuego y siento que arrancaron muy tranqui. Hay algo que tienen como pareja que tienen que explotar”, opinó Florencia Peña, quien tuvo el voto secreto, mientras que Marcelo Polino calificó con un cuatro y agregó: “Estás re nerviosa Jime. Estás tensa. Estuvieron bien, pero les faltó alegría“.

Más tarde llegó el turno de Pollo Álvarez y Yamila Ramírez, su compañera de baile, quienes se movieron al ritmo de la voz del actor y músico Patricio Witis.

Sin embargo, antes de que comiencen De Brito interrumpió al conductor de “Con Amigos Así” (KZO) para recordarle que en el pasado lo vincularon con Laurita Fernández, actual jurado de la competencia: “¡Qué bueno que te animaste! ¿Tenías miedo a la pista o a Fede Bal? Él andaba detrás de todas las chicas con las que estuvo Fede”.

Y Álvarez, lejos de entrar en polémicas, respondió con cautela: “Si pasó fue pura coincidencia. Fuimos compañeros en Combate, siempre tuvimos buena onda, nada más”.

En cuanto a las devoluciones de los jurados, Álvarez y Ramírez fueron “castigados” con un uno de De Brito, un cinco de Laurita y un preocupante uno de Polino, quien señaló: “Lo vi muy destartalado a él. La chica transmitía una sensación de ‘me voy a caer en cualquier momento’. Lo que vi no me gustó nada”.

Por fortuna para la pareja, el BAR realizó una devolución técnica que finalmente otorgó un punto extra. Cuando los jurados terminaron con su trabajo, el coach de la pareja, Quique Pérez, pidió que los integrantes den su parecer sobre un truco, que según De Brito no había sido ejecutado a la perfección.

“La bailarina no cae y la sonrisa está todo el tiempo. Fue perfecto el truco”, expresó Lourdes Sánchez, por lo que la dupla cosechó un punto más a su calificación original. 





Comentarios