Si bien existen tendencias genéticas, para los científicos el estrés es un factor clave que ha acelerado el proceso producto de la pandemia en menores de 30 años.


La aparición de canas en el cabello de personas jóvenes es una cuestión que incomoda a muchos y durante la pandemia el tema empeoró ya que se registró un aumento de estos casos. Para encontrar soluciones, es clave conocer las causas del problema, por eso la gran pregunta es ¿cuál es el posible culpable de este proceso?

Según advierten los científicos, la principal causa es el estrés. Es que el estrés puede manifestarse en el cuerpo humano de varias maneras, por ejemplo provocando acné o inflamación crónica. Respecto de la aparición de canas, es una parte normal del envejecimiento que empieza una vez que la persona cumple 30 años. Si arranca antes de esa edad se trata de un caso de encanecimiento prematuro. La genética es el principal factor que determina el momento en el que salen las primeras canas.

“Cada folículo piloso tiene células de pigmento, que se llaman melanocitos, y con el tiempo estos mueren”, explicó Shilpi Khetarpal, una dermatóloga estadounidense que trabaja en la clínica Cleveland Clinic. Cuando mueren se reduce la cantidad del pigmento en el cabello que aclara mechas, volviéndolas grises. La gente puede comenzar a ver sus primeras canas después de seis a ocho semanas de vivir un hecho significativamente estresante.

(Web)

Eso explica que mucha gente ahora, tras unos meses después del shutdown, se diera cuenta del aumento del cabello gris. En este caso no importa la información genética: uno puede ver las primeras canas antes de lo previsto si el organismo se siente particularmente exhausto.

Si bien los científicos coinciden en que el estrés y el encanecimiento están relacionados, el mecanismo biológico que vincula estas dos cosas aun es difícil de explicar. Algunos expertos sugieren que el cortisol, la hormona del estrés, afecta a los melanocitos de los folículos pilosos, mientras que otros afirman que la actividad de los radicales libres —moléculas inestables que dañan las células— causada por una inflamación afecta la salud de cabello.

Un reciente estudio publicado en la revista Nature ofrece la tercera hipótesis sobre las causas de la canicie. Sugiere que el estrés no daña los melanocitos o los folículos pilosos, sino que impacta las células madre que producen nuevos melanocitos. Una vez activado por el estrés, el sistema nervioso simpático hace que los melanocitos durmientes se despierten, se dividan y mueran.

Canicie (web)

Aún más sorprendente es la conclusión de que no es el cortisol el culpable de la muerte de estas células madre, sino otra hormona: la noradrenalina, también conocida como la norepinefrina. La diferencia entre el cortisol y la noradrenalina es importante, ya que están vinculados a diferentes tipos de estrés.

Según Khetarpal, el cuerpo libera noradrenalina cuando está sufriendo un estrés agudo caracterizado por la existencia de una amenaza emocional o física inmediata, o un evento traumático en desarrollo como, por ejemplo, la pandemia global. Como resultado, la liberación de la noradrenalina puede acelerar el ritmo cardíaco, hacer que las palmas suden y, aparentemente, causar encanecimiento. Y el cortisol, a su vez, tiende a aumentar más gradualmente como causa del estrés crónico, pero con el que las personas sufren frecuentemente en el trabajo.

Fuente: Sputnik. 


En esta nota:

Ciencia Salud



Comentarios