Se recomienda que los mayores de 60 años estén en aislamiento preventivo. ¿Cómo evitar el aburrimiento?


La pandemia de coronavirus afectó en los últimos días la vida cotidiana en casi todo el mundo. En Argentina, el Gobierno cerró las fronteras y pidió a todos que, en la medida de lo posible, permanezcan en sus casas para frenar el contagio de este virus que es especialmente duro con las personas en la tercera edad y con quienes tengan algún problema de salud preexistente.

Por eso, se recomendó que todos los mayores de 60 años realicen aislamiento preventivo en sus casas. Sin embargo, sus familiares tienen incertidumbre respecto a cómo ayudarlos sin ponerlos en peligro de contagio. Si estás preocupado por evitar que los ancianos de tu familia se sientan aislados, te dejamos algunos tips.

(AP Photo/Martin Mejia)

Sé el adulto. Puede resultar difícil imponer autoridad a tu padre o madre. Sin embargo, es necesario poner límites a las interacciones tanto con uno mismo como con el resto de las personas, según recomienda el medio especializado Fatherly. Si se resisten a entender que no deben salir de sus casas, no hay que sentirse frustrado. Es probable que la conversación se tenga que dar más de una vez.

Hazlo parte de la decisión. Es una buena idea hacerlo partícipe del plan familiar de aislamiento, que juntos “decidan” como va a funcionar y cómo van a comunicarse.

Evita que vayan al supermercado. Ayúdalos con las compras. (Foto: REUTERS/Jason Cairnduff)

Realizar videollamadas. Una vez que esté resuelto el aislamiento, hay que evitar que se sienta solo. Más allá de la posibilidad de llamar por teléfono, sería útil instalar en su celular o tablet alguna app y enseñarle cómo atender una videollamada. Ya sea Skype, FaceTime, WhatsApp: busca la opción que le resulte más sencilla, enseñale y dejale un instructivo.

Una vez que estén “conectados”, puede ser bueno establecer un momento del día o semana para que sepan que podrán ver por videochat a sus hijos o nietos. Además, el video será útil para que todos estén tranquilos y que si notan algo extraño del otro lado de la pantalla, puedan tomar acciones rápidamente.

(DPA)

Mantener las costumbresTal vez los abuelos estén acostumbrados a ver a los niños ciertos días de la semana o a almorzar juntos los domingos. No cortes con ese ritual: pueden compartir una comida juntos por teléfono o videochat. ¿Podrá ser una decepción para ellos? Quizás sí al principio, pero es mejor que nada.

Compartir películas. Si cuenta con servicio de streaming tal como Netflix o Flow, nada será más sencillo que armar juntos una lista de películas para mirar y luego comentar por teléfono. Si tiene servidor de cable o aire, pueden también quedar en mirar algún film que esté anunciado para luego charlar solo él, a pesar de que sea algo que ya hayan visto.

¿Tablet o computadora? Si tiene la suerte de tener en su casa una computadora o quizás una de esas tablets que el anterior Gobierno entregó a jubilados, puedes comprarles libros o películas por Internet para que accedan.





Comentarios