Lo publicó en Twitter y fue furor. Otros usuarios compartieron sus experiencias... hasta Hugo Basilotta, de Guaymallén.


Bruno es un argentino que se fue a vivir a Los Ángeles. A través de su cuenta de Twitter (@brunoacanfora) cuenta distintas experiencias que tiene en el país del norte. Recientemente, hubo una que explotó: su intento -fallido- de agasajar a los estadounidenses con una caja de alfajores.

“A los gringos NUNCA SE LES REGALA UN ALFAJOR”, escribió, sin escatimar en mayúsculas para mostrar su descontento. El mensaje no quedó allí: “Desperdicié un Havanna Blanco en un hijo de p…, que lo dejó tirado en el escritorio, porque: ‘Oh, it was too sweet'”, prosiguió. En criollo, su colega le planteó que la golosina tradicional argentina le resultaba demasiado empalagosa.

El joven parece una persona de opiniones fuertes. En su foto de portada puede leerse: “Quien está contra Boca, está contra la humanidad”.

El alfajor que le rechazaron a Bruno. (Web)

“Comen caca bañada en syrup sobre peanut butter [jarabe sobre mantequilla de maní] todos los días y un alfajor les parece ‘muy dulce'”, concluyó Bruno, aplaudido por miles de usuarios. 93.400, para ser exactos, con más de 9 mil retuits.

El tuit de Bruno que desató el escándalo. (Twitter)

Varios de sus seguidores compartieron historias similares, con turistas de ese y otros países. “La semana pasada malgasté una caja entera de Havanna. Indiferencia absoluta, y hasta un hdp me dijo que le parecía un poco ‘stale’ [duro]. Y después pasan los Snickers como agua y son de polietileno”, planteó uno.

Otro añadió: “Yo llevé a Corea del sur y los comieron comieron en 5 partes. O sea 1 pedacito por día por 5 días. No tienen las papilas gustativas preparadas para nuestros dulces. Me quería morir, lo que gasté en Havanna”.

También existieron comentarios contrarios. “Tuve 3 viajes y en los 3 regale dulce de leche y alfajores. Los chinos y los franceses comieron, pero hasta ahí. Al neozelandés le fascinó todo. Cuando vino para acá se llevo 3 docenas y 6 kilos de dulce de leche. Y a los havannets le decía ‘piece of heaven’ [o ‘pedazos de cielo’]”. En conclusión, no todos los extranjeros rechazan uno de los alfajores favoritos de los argentinos.

Dada la repercusión del caso, intervino uno de los referentes del tema: el dueño de Guaymallén, Hugo Basilotta. El afamado empresario -y tuitero- aseguró que los “guayma” gustan en todo el mundo.

Tuit de Basilotta. (Twitter)

“Lamento informarle Sr. Canfora, que probablemente, se haya equivocado de marca… estoy cansado de regalarle GUAYMAS a los “GRINGOS” y les encantan!!, especialmente después de que el gran Chino Maidana lo comió . Hasta a Donald le GUSTAN!!”, expresó el creador del hit “caviaaar”.

Este tuit también fue furor: 141 compartidos, 56 comentarios y 3.600 likes. Hasta generó memes.

El meme de Donald Trump con un Guaymallén. (Twitter)

“No gaste pólvora en chimangos Basilotta, guarde el CAVIAR para los Argentos”, le sugirió un usuario. “Pasa que el caviar suyo, señor Basilotta, sobrepasa las fronteras”, afirmó otro. Ante la respuesta de una persona que criticó a los Guaymallén, Hugo se quejó: “Finoli”, reprochó.





Comentarios