James Michael viajó a África con sus amigos y, al nadar en un lago, un parásito entró en su cuerpo y casi lo mata.


James Michael, un hombre de 32 años, oriundo de Londres, se fue de vacaciones a África junto a sus amigos. Durante una travesía por el lago Malawi, el joven se tiró al agua y un parásito ingresó en su cuerpo, lo que transformó su viaje de placer en una verdadera pesadilla.

“Fuimos a navegar al lago en canoa y yo decidí tirarme al lago en un momento de locura y diversión. Fue algo inocente”, contó el hombre en diálogo con el periódico The Sun.

La travesía de James Michael en África que cambió su vida para siempre (Foto: The Sun)

Esta excursión fue la última que realizó en territorio africano. Ya de regreso a Londres, luego de unos meses, comenzó a notar que su cuerpo se llenaba de manchas y a sentir dolores terribles en las piernas. Fue en ese momento que decidió consultar en el Hospital Chelsea y Westminster de Reino Unido y los médicos, tras varios estudios, le confirmaron que un parásito entró por su miembro y le estaba dejando huevos dentro de su cuerpo.

James Michael en el Hospital de Chelsa, donde fue diagnosticado con esquistosomiasis (Foto: The Sun)

James fue diagnosticado con esquistosomiasis, una infección causada por duelas sanguíneas (trematodos) del género Schistosoma que se encuentran en las aguas dulces en regiones tropicales.

Pasó tres meses internado sin poder caminar y,luego, cuatro meses más con muletas, hasta abril de este año.

Además, sufrió un brote de acné extremo en la espalda y los brazos causado por los esteroides que le suministraban para contrarrestar los dolores.

James Michael sufrió un brote de acné extremo en su cuerpo tras el ingreso de un parásito (Foto: The Sun)

“Al principio de mi recuperación, tuve un brote de acné terrible que recorrió mi espalda y brazos. No pude dormir durante un mes, me dolía acostarme. No podía estar bajo el agua corriente y no podía recibir ni los abrazos de mi novia. Todo esto afectó mi vida por completo. Esto fue horrible. Se siente como una montaña interminable que he tenido que escalar”, reconoció la victima.

En la infección por esquistosomiasis, los gusanos se mueven a través de la sangre y se trasladan a órganos como el hígado y el intestino. Después de algunas semanas, comienzan a poner huevos, que permanecen dentro del cuerpo y son atacados por el sistema inmune. Si no se trata a tiempo, puede causar graves consecuencias.

“Cuando miro fotos de mi tiempo en Sudáfrica, es extraño pensar que es donde el parásito se introdujo en mi pene. No fue exactamente como imaginé el viaje de toda una vida, toda la experiencia fue surrealista y extraña”, admitió James.

El viaje tuvo lugar en agosto de 2018. El grupo de amigos viajó desde Zambia a Zimbabwe antes de su visita a Malawi, que duró cinco días. Recién en octubre el hombre comenzó a manifestar los síntomas y una semana antes de Navidad, los médicos dieron con su diagnóstico. James ya no podía caminar porque la infección había atacado su columna.

Afortunadamente, a mediados de este año el turista inglés logró recuperar su movilidad. “Me dijeron que había un 30 por ciento de posibilidades de que me recuperara por completo, dentro de 10 años”, recordó angustiado.





Comentarios