El brillo poderoso de Bariloche suele tapar la evidencia de que Río Negro es un baúl repleto de tesoros turísticos, particularmente para los amantes de la naturaleza y el turismo activo. Su costa atlántica aparece poco en las listas de los destinos más destacados de la Argentina. Y es una ausencia inmerecida, ya que concentra un sinfín de hitos capaces de sorprender profundamente a los viajeros que van en busca de destinos poco explorados y paisajes que no se encuentran en casi ningún otro lugar del mundo.

Viedma, su capital, es un excelente punto de partida para descubrir sitios como el balneario El Cóndor (los locales lo llaman, simplemente, la "Boca", en referencia a la desembocadura del Río Negro), donde comienza una ruta costera marcada por increíbles acantilados habitados por colonias de loros barranqueros, reservas donde retozan miles de lobos marinos y enclaves desde los cuales embarcar para contemplar de cerca el majestuoso espectáculo de las ballenas francas, que no tiene nada que envidiarle al que se ofrece en el "teatro" de la bahía de Madryn. Travesías en bicicleta, excursiones guiadas por científicos y fotógrafos locales, deportes como el kajak, el surf, el kite y el carrovelismo... Una Patagonia distinta. 

Viedma

Un encantador punto de partida

Costa

​Fundada en 1779 y, al igual que su vecina Carmen de Patagones, poseedora de una potente impronta histórica, Viedma es un lugar ideal para iniciar el viaje por la costa hacia el sur. Su costanera sobre el río Negro, recientemente puesta en valor, invita a la práctica del kajak y los deportes náuticos (el orgullo local). Para no perderse: los paseos por sus islas río arriba.

La “ciudad” de los acantilados

El biólogo local Mauricio Failla organiza excursiones por parajes escogidos para el avistamiento de aves (una disciplina que atrae hacia Río Negro a turistas de todo el mundo), en las que es posible observar de cerca grupos de choiques, águilas moras, halcones peregrinos y la mayor colonia de loros del mundo, que se extiende a lo largo de 13 km de acantilados donde cavan sus nidos más de 35.000 aves. Un espectáculo único que, en los últimos años, ha merecido documentales de la BBC, Nat Geo y Discovery Channel. Info: www.patagoning.com.ar.

Ballenas íntimas

Ballenas
Aves

​No tiene la prensa de Puerto Madryn, pero la costa de Río Negro es un sitio ideal para ir en busca de ballenas, lobos marinos y otros próceres del mar. En San Antonio Este, el genio de Agustín Fernández, quién junto a su familia creó Rupestre Experiencia Patagónica, brinda los avistamientos de ballenas francas más entrañables y cercanos que se puedan imaginar.

Desde Las Grutas también parten paseos embarcados y hacer buceo en su espectacular Parque Subacuático, donde la fauna marina brota entre buques hundidos, es una experiencia para atesorar toda la vida.

Gastronomía

Del mar y la tierra

Gastronomía

​Chefs como Martín Pereyra (en Instagram: @martinpereyracocinero) vienen dando batalla en los últimos tiempos para que Río Negro disfrute y haga disfrutar de una gastronomía íntimamente vinculada con sus productos estrella: los pescados y mariscos, el cordero, la manzana, los frutos secos... Además, en la mayor parte de los restaurantes del corredor atlántico de la provincia, el viajero se puede dar panzadas de rabas, almejas, mejillones y demás.