El hombre, de 30 años, había sufrido una caída en su infancia y la pieza dental se movió de lugar.


Un hombre de 30 años fue al médico para hacerse un control habitual, ya que sufría un resfrío, y se encontró con algo inesperado: tenía un diente dentro de su nariz.

El insólito hecho fue en un hospital de la Universidad Médica de Harbin, en China. Según creen, se debe a que el hombre había sufrido un fuerte golpe en 1999.

Él solo era un niño cuando cayó del tercer piso de un centro comercial, y entonces perdió dos dientes, a uno lo encontró en el lugar, pero el otro permaneció desaparecido.

Recién veinte años después, al someterse a una radiografía, Zhang descubrió que ese diente perdido era la causa de las molestias que sentía en la nariz.

Tenía un diente en la nariz (Web)

Bai Zhibang, subdirector del departamento de otorrinolaringología del hospital, explicó el extraño hecho: el diente había sido desarraigado con el golpe y empujado hacia la nariz de Zhang. De alguna manera, la pieza logró enraizar y durante 20 años creció allí.

Al extraer el diente, los médicos vieron que era de casi un centímetro de largo.





Comentarios