Llegó agosto, el mes de los barriletes. Te cuento qué hacer para proteger tu jardín de los daños que pueden producir los vientos fuertes y secos que caracterizan esta época.


En el Centro y Norte del país, agosto es la época con mayor cantidad de vientos. El aire se torna seco, lo cual coincide con el momento en que comienzan a brotar las plantas de jardín. Hay que prestar mucha atención, ya que para que este proceso sea exitoso no puede faltar agua en el suelo o las macetas. Por otro lado, es importante revisar las ataduras de las enredaderas y renovarlas, ya que los hilos podrían estar podridos y cortarse a la menor brisa. Esto debe hacerse antes de que salgan las hojas para poder trabajar cómodos. También hay que tener presente que, al crecer el tallo en diámetro, las ataduras del año anterior no queden demasiado ajustadas, obstruyendo el paso de savia. Al atarlas, te recomiendo no usar elementos rígidos como cables o alambres. Lo mejor es recurrir a hilo sisal o cortar en finas tiras alguna vieja media de nylon, que siempre será flexible al crecimiento del tallo.

+ Regiones

NORTE + ¡Transplatá ya!

Aprovechá antes de que broten y trasplantá plantas de interior o galería, esas que están en macetas hace mucho tiempo. Podrían tener el suelo agotado y cuando comiencen a crecer necesitarán nutrientes. Evitá usar tierra; para este tipo de plantas conviene el humus o mantillo de hojas bien aireado.

CENTRO + Antes del brote

Si se hace antes de que broten, los arbustos de jardín se pueden cambiar de lugar sin afectar su crecimiento futuro. Aprovechá y hacé ahora los cambios, ya que las plantas no sufrirán en esta época.

PATAGONIA + Poda post heladas

Ahora que el régimen de heladas disminuye su intensidad, se pueden podar rosales, viñas, frutales y todas las plantas rústicas al frío. Para podar cespitosas, hortensias y plantas sensibles, esperá una o dos semanas más, fundamentalmente en las regiones de frío intenso.

Los lectores consultan

Juan Pablo Leal, de Córdoba Capital, me pregunta si es conveniente reutilizar el agua del lavarropas como agua de riego para el jardín.

No es conveniente hacerlo de forma constante, ya que el suelo es un organismo vivo en el que –en el volumen de una cucharadita de café– pueden habitar hasta 2 millones de microorganismos, encargados de mineralizar y digerir las moléculas para hacerlas accesibles al consumo de las plantas. Para que estos vivan es necesaria una porosidad determinada, que el jabón obstruye. En la naturaleza no existen los químicos de jabones en tanta cantidad, así que estos desbalancean el sistema de la microflora, haciendo que el suelo quede carente de microorganismos que degraden las moléculas necesarias para las plantas.

María Elina, de Mendoza, tiene una Strelitzia, conocida popularmente como “flor de pájaro”, y quiere dividirla, ya que está muy grande. Me pide consejos.

Maria Elina, las Strelitzia se pueden dividir en oto ño con una pala afilada o un machete, previamente esterilizado (pasado por agua con un chorrito de hipoclorito). El corte debe ser limpio y debe dejarse una planta con al menos 4 hojas. Después de cortar, conviene dejar secar dos días el punto de corte para producir buena cicatrización. Luego, colocar la planta en tierra, recortarle las 2 hojas exteriores y esperar que emita raíces hasta el final de la primavera, cuando el proceso habrá terminado con una planta independiente.

Gabriela Ghirardotti, de Córdoba Capital, me consulta por un jazmín del cabo de cuarenta años de antigüedad, que desde hace unos meses perdió casi todas sus hojas. Las que quedan están amarillentas. En verano recibe sol casi todo el día. Le echó hierro, pero no mejoró. Al estar cerca de una pileta, en verano recibe bastante agua clorada, tanto en sus raíces como en la parte aérea. Pregunta si ese puede ser el problema y pide consejos para resolverlo.

Gabriela, en primer lugar, una planta con cuarenta años en un mismo lugar debe haber consumido la mayoría de los nutrientes, por lo que te sugiero fertilizarla con mucho lombricompuesto, incorporándolo en los alrededores del suelo que circunda la planta. Lo segundo es evitar de alguna manera que el cloro del agua de la piscina caiga en ese lugar, ya que este químico mata los microorganismos del suelo, además de ser tóxico para el jazmín. Y por último te sugiero clavar hierros en los alrededores de la planta y luego sacarlos para generar canales. Esto ayudará a que el exceso de agua drene y escape de la zona, ya que no hay peor enemigo para esta planta que un suelo con poco drenaje.





Comentarios