La novia del cantante habría desobedecido la medida cautelar que la obligaba a no hablar sobre la vida de su pareja.


Desde que Sergio Denis se accidentó en Tucumán, cada aparición mediática de su novia, Verónica Monti, terminó en escándalo. Primero, se puso en duda su noviazgo con el cantante, aunque él mismo había hablado sobre ella en una nota con Intrusos (América). Luego, la familia decidió callarla con ayuda de la Justicia y, como la periodista no respetó la medida, deberá pagarle una multa por una cifra de tres ceros.

“Sergio no estaba listo para subir al escenario esa noche, y la familia no lo cuidó, él estaba en un estado de abandono”, habría sido la frase que Verónica dijo en una entrevista y que inició una guerra mediática con el hijo y la hermana de la cantante.

Nada de lo que el clan Hoffmann (verdadero apellido del cantante) hizo o dijo amedrentó a Monti, quien siguió denunciando que al momento de la caída Sergio se encontraba muy solo y que tenía adicciones que no podía controlar

Al mes del accidente, el cantante fue trasladado al Sanatorio Los Arcos de Buenos Aires y la mujer no pudo verlo. Después de pasar por dos cirugías, la familia del artista lo trasladó a la clínica Alcla, un instituto de rehabilitación integral, donde todavía permanece internado, y tampoco la dejaron pasar a su habitación.

En ese momento, intervino el letrado Diego Colombo quien a pedido de los Hoffmann consiguió ponerle un medida cautelar a Monti por la cual no puede hablar ni del cantautor, ni de la familia ni de ninguna intimidad de ellos.

Ivan, el hijo de Sergio Denis (Foto: web)

La mediática se enojó mucho con esta medida y contrató sus propios abogados para que la defiendan. Primero, puso a cargo a la doctora María Regina Medina Pardi, pero la despidió a los pocos días y contrató a Martín Francolino quien intentó anular al medida cautelar y conseguir una mediación entre su defendida y la familia de Denis, para que ella pudiera verlo y despedirse de él. Pero el letrado no avanzó con ninguna de estas iniciativas y Verónica volvió a hablar de su novio en dos oportunidades, violando el bozal legal.

La primera fue el pasado 23 de mayo, cuando Verónica expresó en Intrusos (América) su deseo de volver a ver a Denis. “Estoy dispuesta a ayudar en la recuperación de Sergio, siempre que él me lo pida. Siento un vacío muy grande, no soporto pasar por la puerta de su casa en el edificio porque me pongo muy mal. Aunque parezca mentira, sigue estando su perfume en el lugar”, dijo en ese momento.

Luego, se cruzó con Juan Alberto Mateyko, quien la criticó por dejar tan expuesta la adicción del cantante. El mítico conductor dijo sobre la novia de Sergio: “Debe tomar conciencia del daño que está haciendo. Le diría que trate de no aparecer más”. Luego, mirando a cámara, le remarcó a Verónica: “No te conozco, no tengo nada en contra tuyo, pero tratá de coserte la boca un ratito, por favor”.

“Estoy a la espera que la mediación se dé y poder verlo. Son muchos días, muy tiempo y necesito conectar con él otra vez”, contó en una entrevista. Y, al ser consultada por los dichos de Mateyko, respondió: “Soy negada por distintas partes, pero yo le diría al señor Mateyko que en la cama estábamos esta persona y yo. Doy fe que en el último año no estuvo con él ni habló por teléfono ni nada”.

Según informó Teleshow, el viernes 31 de mayo, Monti recibió una cédula judicial en la cual se le informa que no cumplió el bozal legal y que deberá pagar una multa de cien mil pesos.




Comentarios