La Justicia rosarina ordenó mantener bajo prisión preventiva a cuatro personas detenidas en allanamientos por atentados contra el Poder Judicial. Si bien no las acusaron formalmente por las balaceras registradas a partir de 2018, uno de los sospechosos ya había sido imputado como cómplice de “Los Monos” en uno de los primeros ataques.

Durante una audiencia que se llevó a cabo este lunes por videoconferencia, los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery le atribuyeron a Brian Joel Flores los delitos de tenencia ilegal de arma de fuego de guerra y acopio de municiones.

El viernes pasado, las autoridades encontraron un chaleco con placas balísticas, una pistola calibre 9 milímetros con la numeración limada y ocho cartuchos y tres cargadores durante la requisa de la casa del joven de 24 años en Avenida del Rosario al 3500. En otro domicilio del mismo muchacho sobre Cereseto al 5300, incautaron 200 proyectiles repartidos en cuatro cajas junto con drogas ilegales.

El MPA planteó que el acusado no contaba con autorización legal para guardar estos elementos. Por el acopio de las municiones también imputaron a Lorena Beatriz Rodríguez, quien también permanecerá tras las rejas por el plazo de ley según la resolución del juez Héctor Núñez Cartelle.

En agosto de 2018, Flores fue señalado como uno de los tiradores que pasó en moto y disparó contra un edificio la noche del 29 de mayo de ese año en Montevideo al 1000. Esa dirección figuraba como antiguo domicilio de Ismael Manfrín, presidente del tribunal que condenó un mes antes a Ariel Máximo “Guille” Cantero y otros miembros de “Los Monos”.

En la misma presentación realizada este lunes, los fiscales acusaron a Walter Ariel Acuña por atentado contra la autoridad durante los allanamientos de la semana anterior. Al respecto, plantearon que se resistió ante la llegada de la Policía a su casa en Avellaneda al 4800 y le apuntó con una escopeta calibre 16 a los agentes de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE).