La última serie de allanamientos por la causa de juego ilegal en derivó este miércoles en la renuncia de un funcionario municipal de Villa Gobernador Gálvez. El abogado José Fernández Chemes resolvió dar un paso al costado luego de la segunda inspección de su estudio en el microcentro rosarino, aunque hasta el momento no fue imputado.

La investigación del Ministerio Público de la Acusación (MPA) pasó a una nueva etapa a partir del análisis de los vínculos entre el exconcejal Oscar “Poppy” Larrauri y el empresario Leonardo Peiti. La posible relación del letrado con este último ya había quedado expuesta en diciembre a partir de un procedimiento en las oficinas ubicadas sobre Corrientes al 800.

A partir de las nuevas medidas probatorias solicitadas por la Fiscalía Regional de Rosario, Fernández Chemes decidió dejar su cargo como secretario del área Legal y Técnica en la ciudad ubicada al sur de Rosario. No obstante, la evaluación dentro de la pesquisa aún no generó acciones para imputarlo o involucrarlo en la asociación ilícita que denunciaron en julio.

En paralelo con esta renuncia, el senador provincial Armando Traferri insistió en el apartamiento de Matías Edery y Luis Schiappa Pietra como encargados de la causa, ya que se lo nombró junto a Peiti como uno de los organizadores de la red de juego clandestino. El planteo del legislador a través de su abogado José Luis Vázquez está en manos del fiscal regional de Santa Fe, Carlos Arietti.