Como pocas veces se vio en el historial de partidos, Newell’s y Central fueron convocados para jugar a puertas cerradas por la pandemia de coronavirus. A pesar de esta restricción y otras medidas, unas 500 personas fueron a un clásico rosarino de aficionados en la zona sur.

//Mirá también: Central y Newell’s juegan el primer clásico rosarino en pandemia (21-TNT y Fox)

El encuentro en el barrio Tiro Suizo no tuvo nada que ver con el diagnóstico de las autoridades nacionales, las cuales ubican a la ciudad como epicentro de una zona de “alerta epidemiológica” por COVID-19. Hinchas de ambos equipos se reunieron en la Plaza de los Derechos Humanos sin respetar el distanciamiento social ni el uso de barbijo, entre otras reglas de conducta.

A raíz del alcance que tuvo la convocatoria, la Policía hizo un operativo para desbaratar la aglomeración que se generó en torno al picado en Gutiérrez y Corrientes. Sin embargo, la pelota volvió a rodar horas después con el apoyo de quienes fueron a ver en un espacio público algo lejanamente similar a lo que sólo se ofrece como servicio premium de televisión por cable.

//Mirá también: El clásico rosarino entre Central y Newell’s se jugará el domingo a las 21 y se verá por codificado

Si bien no se registraron incidentes graves como en el banderazo de hinchas de Newell’s que terminó con casi un centenar de personas detenidas el último jueves, lo cierto es que la actuación de las fuerzas de seguridad tampoco bastó para disuadir a quienes querían ver el clásico barrial.

En lo que respecta al partido oficial, este domingo se mantienen el diagrama con más de 50 puntos de control en Rosario por parte de la Policía de Santa Fe y efectivos federales. A eso se suma un operativo en el Gigante de Arroyito con 170 agentes.