Este jueves por la madrugada, la segunda bandeja de la popular sur de la cancha de Newell’s cambió de cara a partir de la muerte de Diego Armando Maradona. Sobre los escalones que dan la espalda al Hipódromo de Rosario pintaron el número 10 para recordar al exfutbolista.

El club compartió con los hinchas las imágenes del trabajo hecho en la cabecera del Coloso que bautizaron con el nombre del ídolo, quien tuvo un breve paso por Rosario en 1993. Previamente, muchos fanáticos leprosos se acercaron al Parque de la Independencia para despedirse.

Así como en Buenos Aires se puso en marcha una procesión multitudinaria hacia la Casa Rosada, donde se llevaba a cabo el velatorio, en el Estadio Marcelo Bielsa se abrieron las puertas de la sede como parte del homenaje. Allí, muchos se acercaron al mural con la imagen de Maradona vestido de rojo y negro.

Fuente: Noticias Liga Profesional de Fútbol.