Cuando era un adolescente, Cristian Guglielmett (52) quedó ciego por un accidente en un boliche de Rosario. Después de 35 años, una donación de Lionel Messi en respuesta a una carta lo convirtió en el hombre que volverá a “ver” para mejorar su tarea como encargado de ayudar a otras personas con discapacidad visual a leer.

No hay que pensar que son los ojos”, advirtió el protagonista de la historia sobre el dispositivo que recibirá de parte de la empresa OrCam. Si bien no llega tan lejos, la inteligencia artificial en la que se basa MyEye Pro le permitirá tener mayor independencia tanto en su actividad laboral como en el resto de su vida cotidiana.

Cuando era chico, Cristian jugaba al vóley, al igual que toda su familia. A los 17 años perdió la visión por una caída que también lo dejó hemipléjico, aunque pudo recuperar la movilidad gracias a un arduo trabajo de rehabilitación.

A pesar de que las secuelas que le dejó el accidente en su intento de colarse a un boliche, el rosarino decidió seguir adelante en busca de ejercer una profesión. Tenía pensado ser médico, pero finalmente entró a la Facultad de Derecho, se recibió e incluso ejerció durante cierto tiempo.

Actualmente el abogado se dedica a digitalizar libros para personas no videntes en la Biblioteca Estrada. Allí lo invitaron este mércoles para recibir el lector donado por sus fabricantes. La entrega con el respaldo de Messi representa un aporte de 4 mil dólares para imprimir versiones en braille o crear archivos de audio en la institución de barrio Echesortu.

La donación de Messi en Rosario: “Pensé que me estaban cargando”

“No sé si hay tantas personas que vuelvan a su ciudad y le devuelvan lo que les dio y más todavía”, comentó Cristian Guglielmett sobre el dispositivo que recibirá gracias a la ayuda de la “Pulga”. En un reportaje con Telefe Rosario, añadió: “Hay un montón de cosas que no debemos conocer”.

Pensé que me estaban cargando”, recordó el rosarino sobre el momento en el que le avisaron que la carta escrita por una de sus hermanas había surtido efecto. A continuación, agradeció la colaboración de Messi y destacó que el dispositivo incluso le permite reconocer a otras personas a partir de una serie de fotos.

La familia de Cristian decidió escribirle a Messi y recibió una respuesta positiva de la empresa que fabrica el aparato. Foto: Juan Guglielmett

Si bien se imagina que tendrá mayor independencia a partir del uso de MyEye Pro, el abogado que trabaja en la Biblioteca Estrada enfatizó que es “una herramienta más”, así como su bastón. Entre los ejemplos de las puertas que se abren a partir de ahora, comentó que con el aparato se pueden leer códigos de barras de alimentos o fechas de vencimiento de medicamentos.

El aparato que se monta al lado de un par de anteojos trabaja en tiempo real para generar una visión computarizada e incluso reconoce billetes sin necesidad de una conexión a Internet. Messi se convirtió en uno de los embajadores de OrCam y su fundación promovió otras donaciones como la que potenciará la tarea inclusiva de Cristian en la Biblioteca Estrada.