Pasado el fin de semana largo con el inicio de la nueva fase de confinamiento, gastronómicos de Rosario dejarán de pagar impuestos. Los comerciantes anunciaron la decisión a través de un comunicado para pedir ayuda económica frente a la segunda ola de la pandemia de coronavirus.

//Mirá también: Peluquero rosarino apela al “corte take away” para poder seguir trabajando

Al menos hasta el domingo 30 de mayo, los bares y restaurantes sólo pueden vender por take away y delivery, ya que la ciudad se encuentra en alarma epidemiológica y sanitaria por COVID-19. Ante la merma en la actividad que generan estas restricciones, los dueños advirieron que no cumplirán con los tributos ni con aportes como los de las obras sociales, ART y seguros.

Desde la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica y Afines de Rosario (Aehgar) manifestaron que la medida se mantendrá “en tanto no se destine al sector una ayuda económica efectiva”. Si bien destacaron que no están en contra de las las medidas para para garantizar la salud de la población, alegan que no pueden continuar trabajando sin asistencia del Estado en este contexto.

//Mirá también: La Provincia fortalecerá la asistencia económica a sectores afectados por la pandemia

No se pueden afrontar las mismas cargas impositivas de antes de la pandemia en la situación actual en la que nos encontramos luego de 14 meses de limitar el trabajo de bares y restaurantes”, plantearon desde la institución. A la hora de hacer ese balance, remarcaron que ya se perdieron 4.000 puestos laborales en el sector y que “sin ayuda, serán más”.

Además de las limitaciones para retomar la actividad con normalidad debido al coronavirus, Aehgar criticó la “falta de organización, previsibilidad y de planeamiento” para aplicar las restricciones. En este sentido, indican que “no es posible trabajar sobre la incertidumbre constante” y reivindican que muchos locales han modificado su infraestructura, incluyendo la compra de equipos de calefacción, para garantizar la ventilación.

Así como decidieron dejar de cumplir con sus obligaciones impositivas nacionales, provinciales y municipales, los comerciantes anunciaron que tampoco pagarán servicios como los de Aguas Santafesinas, EPE y Litoral Gas.