Ambientalistas rosarinos decidieron este domingo mantener el acampe para pedir el tratamiento de los proyectos de ley de humedales en el Congreso de la Nación. La protesta comenzó el día anterior y acordaron continuar con el corte parcial del puente a Victoria hasta que haya una respuesta al reclamo.

“Si se pierde la lucha por la emergencia climática, se pierden todas las demás luchas también”, expresó una de las manifestantes a la hora de ratificar la permanencia de los activistas en la mano sur del acceso a la Ruta Nacional 174. Por la tarde convocaron a una asamblea con música en vivo y empezaron los preparativos para pasar la segunda noche en el lugar.

La prórroga se decidió después de una noche tensa en la que los participantes denunciaron que Gendarmería Nacional pretendía levantar el operativo para custodiar la zona y así iba a poner en riesgo su seguridad. En el medio se sumaron las críticas de algunos transportistas por las demoras para atravesar la conexión vial, ya que sólo se encontraba habilitado el carril en sentido hacia territorio santafesino.

En un mensaje publicado en redes sociales, el Movimiento Regional en Defensa de los Humedales (Moredehu) reivindicó el acampe. Al respecto, señalaron que los manifestantes son “pibes que dejan la comodidad de quejarse sólo por redes o de estar en su casa mirando series en Netflix y se van al medio de una ruta con el calor del asfalto, con todos los riesgos que ello implica, porque ya agotaron todas las demás medidas de reclamo legales, institucionales”.