Luego del salvaje crimen de una joven de 21 años en zona sur, el fiscal de la causa, Gastón Ávila, consideró que el hecho fue un “mensaje a la familia”.

//Mirá también: Mataron a una joven en su casa y detuvieron a tres personas por el hecho

“Claramente fue una ejecución. Vinieron a riesgo de que por ahí ni siquiera importaba quién era la víctima. Dispararon apenas abrieron la puerta. Esto claramente es un mensaje a la familia que vive ahí”, manifestó Ávila sobre el hecho ocurrido en la tarde de este miércoles en Ayacucho y Uriburu.

Matan a una joven de 21 años en Ayacucho y Uriburu

De acuerdo a los datos recolectados, los sicarios llegaron en moto hasta el lugar, tocaron la puerta, y ni bien les abrieron, dispararon sin mediar palabra. Un balazo dio en la cadera de la mujer, y otro en la cabeza, que fue el que le causó el deceso.

“En el momento en que se produjo el hecho, la víctima estaba acompañada por un chico de 13 años y un niño. La familia ya había recibido amenazas previas”, abundó el funcionario judicial.

//Mirá también: Fiscal que imputó a Guille Cantero: “No hay que investigarlo más, hay que sacarle el celular”

Respecto a los arrestos producidos momentos después a pocos metros del lugar del homicidio, confirmó la detención de un joven y de una chica de 16 años (que podría ser de la familia Funes), que tenían en su poder un arma calibre 9 milímetros, la cual coincide con la empleada en el asesinato. Además hubo un tercer aprehendido que no habría participado del hecho.