A un mes del vencimiento de la última prórroga de la concesión, el Gobierno nacional anunció la Hidrovía Paraná-Paraguay estará bajo control estatal. El cambio de manos será por un año en paralelo con un llamado a licitación para obras de mantenimiento.

//Mirá también: La concesión de la Hidrovía Paraná-Paraguay se extendió por 90 días

El ministro de Transporte, Alexis Guerrera, adelantó este martes que el traspaso se implementar mediante un decreto con la firma del presidente Alberto Fernández. De esta manera se le pondrá punto final a 26 años de administración del consorcio integrado por la empresa belga Jan de Nul y la argentina Emepa.

“El objetivo es darnos tiempo suficiente para la confección de la licitación larga”, adelantó el funcionario sobre el plan del Ejecutivo. Mientras tanto, el Estado empezará a cobrar el canon a las exportadoras por el uso del río Paraná.

//Mirá también: El Gobierno no estatizará la Hidrovía Paraná-Paraguay

Guerrera confirmó que el Gobierno se hará cargo del control mediante la Administración General de Puertos (AGP). En el nuevo esquema, los ingresos del “peaje” serán derivados a las adjudicatarias de las tareas de dragado y balizamiento a lo largo de la vía navegable.

La última prórroga de la concesión actual vencerá a principios de septiembre, ya que se dictó por 90 días hábiles. Para entonces esperan que ya esté definida cuál será la empresa elegida para cerrar la licitación “corta” con las obras de los 12 meses siguientes.

En cuanto al segundo decreto que elaborará el Gobierno, el ministro de Transporte adelantó que aspiran a incluir las obras que piden los gobernadores de las provincias costeras. Según fuentes consultadas por Página/12, entre las firmas interesadas para hacerse cargo de la administración de la Hidrovía a futuro aparecen la belga Deme Group, las holandesas Boskalis y Van Oord y la china Shangai Dredging.