Se entregó a la Justicia y quedó detenido el ex jugador de Central, Marcelo Toscanelli, acusado de integrar una banda que manejaba juegos clandestinos online. Se encontraba prófugo desde hacía varios días.

Al ex jugador no le quedó alternativa que entregarse porque debió ser internado por un problema de salud, derivado de una operación de colon que había tenido un año atrás. El ex canalla, campeón de Primera en 1987, había conseguido escapar de un operativo que incluyó 40 allanamientos en varias localidades de la provincia.

Esa intervención policial permitió allanar 15 domicilios en Rosario, entre ellos un estudio de Puerto Norte, donde aparentemente se lavaba el dinero en negro. También había permitido la detención de 16 personas, entre las que se encontraba Fabricio Ciamporcero, el presunto líder de la banda, dos policías y un agente del Servicio Penitenciario.

Se estima que sólo en los primeros dos meses de la pandemia, esta banda logró recaudar $100 millones a través de juegos online ilegales que se encontraban en el sitio web Aconcagua Poker.