Un hombre se hizo pasar por cliente y terminó asaltando una ferretería. El local está ubicado en la zona oeste y abrió sus puertas hace tan solo seis meses pero ya fue víctima de los delincuentes dos veces y estafado con cheques en otra oportunidad. El dueño del local contó que fue abordado por dos delincuentes que lo maniataron con alambre y lo amenazaron con un arma de fuego.

El ferretero contó a El Tres que el asalto duró unos diez minutos pero que él sintió que fueron 15 horas. Pasadas las 15 horas, apenas hacía minutos que el local había abierto en su horario para la tarde, ingresó un hombre a preguntar precios de dos pinturas; en el mientras tanto ingresó un segundo sujeto y fue allí donde comenzó la pesadilla del comerciantes ya que lo redujeron, lo ataron con alambre y amenazaron con un revólver en la nuca.

El asalto se produjo el jueves por la tarde, a plena luz del día en el local ubicado en Pellegrini al 6000. “Veo que estaciona un auto y me voy atrás del mostrador como para que si era un cliente atenderlo. Se baja un muchacho y me pregunta el precio de dos pinturas”, relata el ferretero y agrega: “Cuando le estoy diciendo el último precio entra otra persona atrás y el que entró primero saca un arma, me apunta y se manda atrás del mostrador”.

“Tirate al piso y dame todo”, con esas palabras inició la pesadilla del joven comerciante que terminó atado de pies y manos con un alambre. Además comentó que los delincuentes le exigían plata y que entregara su auto: “Se llevaron herramientas, me sacaron el celular, una cadenita de oro que tenía en el cuello”, detalló y estima que el robo fue en mercadería valuada entre 200 y 300 mil pesos.

“Quiero seguir adelante porque es algo que me gusta y voy a seguir”, señaló y comentó que analiza la posibilidad de poner una reja para tener un poco mas de protección: “Voy a tener que tirar todo para adelante y encerrarme. Me voy a tener que encerrar yo pero estas personas siguen libres caminando por la calle como si nada”, concluyó.