En horas del mediodía de este lunes la CGT ratificó la realización del paro general que se acataba en la mayoría del país como acción de protesta a la reforma previsional que se trataba en la Cámara de Diputados y Rosario no era la excepción.

Con un concurrido acto relaizado pasadas las 13 en la Plaza San mar´tin, frente a la sede Gobernación organizaciones sociales, partidos políticos y gremios buscaron plantear el repudio al proyecto impulsado por Cambiemos.

Antes incluso de la definición de la CGT, hubi sindicatos de la provincia de Santa Fe que lanzaron paros para participar de las movilizaciones.

Una de las primeras en pronunciarse fue la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales de la provincia de Santa Fe (Festram) que dispuso el paro que en Rosario se inició este lunes desde las 12 y se cumplía hasta el mediodía del martes. El planteo fue sin concurrencia a los sitios de trabajo y garantizando guardias mínimas.

Por su parte, el Sindicato de Recolectores inició un paro desde las 6 de la mañana, por lo que se recomendaba a los vecinos no sacar basura a la calle hasta que se retome la actividad.

Los empleados bancarios también lanzaron un cese de actividades. Se reunieron en la sede gremial de calle San Lorenzo al 1300 para desde allí recorrer sedes bancarias y protestar frente a ellas.

Desde el mediodía, la Asociación de Empleados de Comercio de Rosario (AEC) anunció un paro y adelantaron que el propósito era garantizar la no operación de los principales supermercados y shoppings de la ciudad.

Los docentes universitarios nucleados en la COAD garantizaron el paro por 24 horas a partir de la definición de las dos CONADU que determinaron la huelga. Lo mismo sucedió con la Asociación del Personal de la Universidad de Rosario (Apur) que para desde las 12, y no obstante garantizó el cumplimiento de guardias mínimas en efectores de salud,.

Los docentes privados de Amsafe y los privados de Sadop adhirieron a la medida de fuerza encolumnados tras la resolución de CTERA de parar por 24 horas.

ATE Santa Fe, por su parte, desobligóa los empleados de la administración pública provincial desde las 9, manteniendo guardia mínimas.

Desde las 12, el Sindicato de Médicos de la República Argentina (Amra), como su par de Profesionales Universitarios de la Salud (Siprus), realizaban paro por 24 horas. La atención en los nosocomios fue garantizada, no obstante, por el Ministerio de Salud de Santa Fe.

Sobre el mediodía el sindicato que nuclea a los empleados de estaciones de servicio también decidió plegarse a la medida de protesta por lo que mucho establecimientos fueron cercados con cintas para evitar el ingreso de clientes.

Dicho panorama impactaba en el servicio de taxis que no tenían donde cargar combustibles, pese que desde el Sindicato de Peones garantizaron la presencia de vehículos de alquiler hasta la medianoche.

Al igual que los taxis, la UTA, gremio que nuclea a los choferes de colectivos convocaron a un paro de 12 horas desde el prime minuto de este martes y hasta el mediodía. La idea de postergar el inicio del paro se debió a la voluntad de los sindicatos de garantizar los servicios para el regreso de los trabajadores a sus hogares este lunes.