La ciudad cerró la primera jornada sin muertes de pacientes con COVID-19 en más de tres semanas.


Este lunes se reportaron 789 casos nuevos de coronavirus en Rosario. Después de casi un mes, la demanda de camas en el sector público cayó por debajo del 90% y no hubo muertes confirmadas, aunque las autoridades advirtieron que el sistema sanitario “sigue tensionado”.

Los datos oficiales dan cuenta de que la ocupación en salas generales descendió al 74 por ciento, mientras que en terapia intensiva bajó hasta 87%. Sin embargo, la Municipalidad aclaró que el cambio obedece a la incorporación de más lugares para internaciones en la red de efectores que incluye a nosocomios provinciales.

Ante este aumento de camas disponibles, el secretario de Salud, Leonardo Caruana, consideró que “sigue habiendo un delgado equilibrio” entre la oferta de la red sanitaria y las necesidades de la población en este momento de la pandemia. Sin embargo, enfatizó: “No tenemos dificultad en el acceso a la atención“.

Aunque los números diarios siguen siendo muy altos en consonancia con el panorama en el resto de Santa Fe, la cantidad de contagios dejó de crecer en la última semana. A esto se sumó otro dato llamativo el lunes: por primera vez en 22 días no se reportaron muertes de personas con COVID-19.

A nivel provincial, el ministerio de Salud detectó 1.698 casos y ya son 64.593 desde el inicio de la pandemia. Actualmente hay 216 pacientes en terapia intensiva en el sector público, la mayor cantidad hasta el momento.




Comentarios